El déficit público aumentó en 2020 hasta el 11,0% del PIB incluyendo pérdidas por la Sareb

El déficit público de 2020 fue de 123.072 millones de euros (11,0% del PIB). En relación con 2019, representa un aumento de 87.435 millones de euros y 8,1 p. p. de PIB. De este 11,0% de déficit, un 0,9% corresponde al patrimonio negativo de Sareb a cierre de 2020 tras su reclasificación por parte de Eurostat como entidad pública. Sin incluir Sareb, el déficit público habría aumentado hasta el 10,1% del PIB. El dato de déficit, aunque muy elevado, se ha situado por debajo de nuestra previsión y la del propio Gobierno (que estimaba un 11,3% del PIB sin contar Sareb).

Content available in
nota breve españa
Dato
  • El déficit de las AA. PP. fue de 123.072 millones de euros en 2020, cifra que representa un 11,0% del PIB. Unos 9.900 millones de euros (0,9% del PIB) corresponden al patrimonio neto de la Sareb que Eurostat ha obligado a contar como déficit.
  • Los ingresos cayeron un 5,0% respecto a 2019 y los gastos aumentaron un 10,1%.
Valoración y principales mensajes
  • El déficit público de 2020 fue de 123.072 millones de euros (11,0% del PIB). En relación con 2019, representa un aumento de 87.435 millones de euros y 8,1 p. p. de PIB. De este 11,0% de déficit, un 0,9% corresponde al patrimonio negativo de Sareb a cierre de 2020 tras su reclasificación por parte de Eurostat como entidad pública. Sin incluir Sareb, el déficit público habría aumentado hasta el 10,1% del PIB. El dato de déficit, aunque muy elevado, se ha situado por debajo de nuestra previsión y la del propio Gobierno (que estimaba un 11,3% del PIB sin contar Sareb).
  • El gran aumento del déficit en 2020, fruto del contexto de la pandemia, se ha producido por una caída de los ingresos públicos del 5,0% interanual (la previsión del Gobierno era del –5,5%) y un aumento del gasto público, incluyendo intereses pero no las ayudas a Sareb, del 10,1% (la previsión del Gobierno era del 11,8%). Sin contar los intereses, el gasto público aumentó un 11,4%.
  • Los gastos de las Administraciones Públicas han aumentado en 2020 en 53.070 millones de euros, de los cuales 44.907 millones (4,0% del PIB) se han destinado a medidas económicas contra la COVID-19. Entre dichos gastos destacan 29.311 millones para ERTE y ayudas para autónomos (incluyendo exoneraciones a la Seguridad Social). En 2020, las prestaciones sociales aumentaron un 15,9% interanual, mientras que la remuneración de asalariados aumentó un 4,5%. La única partida que ha perdido peso (2,2% del PIB en 2020 frente al 2,3% en 2019) es el gasto en intereses, con una caída interanual del 11,1% gracias al entorno de bajos tipos de interés actual.
  • Los ingresos públicos se han reducido en 24.487 millones de euros respecto a 2019 debido principalmente a una menor recaudación fiscal por la caída de la actividad económica derivada de la COVID-19. En concreto, los impuestos han caído un 7,8% en términos de contabilidad nacional, algo menos que la tasa de caída del PIB. En positivo, las cotizaciones sociales crecieron un 0,8%, aunque ello refleja el abono de una parte de dichas cotizaciones por parte del propio Estado (así pues, una parte del gasto público ha tenido un impacto directo sobre esta línea de ingresos).  
  • Por administraciones:
    • La Administración Central (sin incluir Sareb) y la Seguridad Social aumentaron su déficit hasta el 7,5% y 2,65% del PIB, respectivamente (ambas tuvieron un déficit del 1,3% en 2019).
    • Las Comunidades Autónomas redujeron su déficit hasta el 0,2% del PIB (déficit del 0,6% en 2019).
    • Las Corporaciones Locales tuvieron un superávit del 0,3%, similar a 2019.
  • El dato de déficit público al cierre de 2020 muestra el elevado impacto de la COVID-19 sobre las cuentas públicas el año pasado. Con todo, el déficit ha sido algo menor a nuestras previsiones (1,2 p. p. si no incluimos Sareb). De cara a 2021, aunque partir de un déficit algo menor de lo esperado en 2020 mejora las perspectivas, ello quedará en buena parte compensado por el impacto en déficit, próximo a 1 punto de PIB, que supondrá el paquete de ayudas a empresas aprobado el pasado 12 de marzo. La recuperación económica ayudará a reducir el déficit en 2021, pero este continuará situándose en cotas elevadas –superiores al 8,5% del PIB según nuestra previsión actual– en un contexto caracterizado por el necesario mantenimiento de medidas de apoyo como los ERTE, al menos hasta mediados de año, y las ayudas destinadas a apoyar el tejido productivo antes de que la recuperación económica gane tracción con la aceleración de la campaña de vacunación y el impacto positivo de los fondos europeos.
Etiquetas