Historia de dos inflaciones: la general se estabiliza en niveles altos, la subyacente continúa contenida

La inflación general se estabilizó en junio en el 2,6% (2,7% en mayo). El dato está algo por encima de la previsión de CaixaBank Research (2,2%). Por su parte, la inflación subyacente (excluye energía y alimentos frescos) se mantuvo en el 0,2%.

Content available in
nota breve españa
Dato
  • El IPC registró una variación interanual del 2,6% en junio (2,7% en mayo).                                                 
  • La variación intermensual del IPC fue del 0,4% (0,5% en junio de 2020).
Valoración
  • La inflación general se estabilizó en junio en el 2,6% (2,7% en mayo). El dato está algo por encima de la previsión de CaixaBank Research (2,2%). Por su parte, la inflación subyacente (excluye energía y alimentos frescos) se mantuvo en el 0,2%. 
  • Aunque todavía se desconozca el desglose de la evolución de los componentes de la inflación, el INE ha destacado que la subida de los precios de los carburantes ha sido menos acentuada que la del 3,2%, en términos intermensuales, observada hace un año. En este sentido, el efecto base en los carburantes empieza a atenuarse habida cuenta de que junio 2020 fue el primer mes de rebote intermensual de los precios tras los descensos observados entre febrero y mayo 2020, a raíz de la primera ola de la pandemia, cuando se observaron marcados ajustes del precio del petróleo en los mercados internacionales. Con todo, los carburantes encadenarían ya ocho meses consecutivos de subidas intermensuales. Por otro lado, la inflación subyacente se mantuvo en el 0,2%. De confirmarse los datos publicados este mes, se mantendría el repunte de la inflación general observado en los últimos meses, empujado por los precios de la energía, mientras los componentes subyacentes se mantendrían todavía en cotas muy moderadas, dando forma así a una trayectoria de la inflación en forma de “K”.
  • El repunte observado en la inflación a lo largo de los primeros seis meses del año se ve fuertemente marcado por la dinámica alcista en los precios de la energía, como consecuencia del aumento de los precios de las materias primas en los mercados internacionales y del aumento del precio de las emisiones contaminantes en el mercado europeo, y también por factores más coyunturales, como los efectos base de los últimos meses a raíz de las fuertes oscilaciones de precios en la primera ola de la pandemia. Algunos de estos factores coyunturales, como los efectos base en los componentes no subyacentes, se empiezan ya, en parte, a deshacer, como denota el ligero descenso de la inflación general este mes, a pesar de una nueva subida del precio de los carburantes. Por otro lado, se mantiene la contención de los precios de los componentes subyacentes de la inflación, mientras que los indicadores de actividad de los últimos meses dan buenas señales de recuperación de la economía. Con el buen progreso de la campaña de vacunación en España y la reactivación de algunos de los sectores más afectados por las restricciones de actividad, la evolución contenida de la inflación subyacente podría aun así ceder paso a un mayor dinamismo en el segundo semestre. Se prevé así que la inflación subyacente vaya recuperándose de forma gradual a lo largo del año y que la inflación general se sitúe alrededor del 2% a medida que los efectos de base de los componentes energéticos vayan perdiendo fuerza.
  • Con la publicación del indicador adelantado del IPC del mes de junio, la inflación promedio de 2021 podría situarse ligeramente por encima de las previsiones actuales de CaixaBank Research, del 1,7%.

España: evolución del IPC

Last actualization: 30 August 2021 - 14:46
Etiquetas