El BCE prevé una mejora del escenario y mantiene el ritmo del PEPP

Tras la reunión del Consejo de Gobierno celebrada hoy, el BCE no ha modificado ni los tipos de interés ni los programas de compra de activos pese tener una visión más optimista del escenario macroeconómico que en la reunión de marzo, reflejada en unas mejores proyecciones.

Content available in
bce
Puntos clave de la reunión del 10 de junio de 2021
  • Tras la reunión del Consejo de Gobierno celebrada hoy, el BCE no ha modificado ni los tipos de interés ni los programas de compra de activos pese tener una visión más optimista del escenario macroeconómico que en la reunión de marzo, reflejada en unas mejores proyecciones.
  • Así, el ritmo de compras netas del programa de emergencia desplegado tras el estallido de la pandemia (PEPP) se mantendrá durante el 3T en un nivel significativamente superior al de los primeros meses del año (80.000 millones de euros mensuales, los mismos que se han visto en el 2T).
  • Esta decisión se ha tomado con la intención de prevenir un tensionamiento de las condiciones financieras, posiblemente derivado de un aumento en los tipos de interés soberanos, y asumiendo que el rebote de la inflación en la eurozona será transitorio. De hecho, así lo refleja en las nuevas previsiones macroeconómicas con una revisión de 0,4 p. p. al alza de la inflación para 2021, hasta el 1,9% (1,5% para 2022).
  • Con todo, queda claro que el BCE ha priorizado en esta reunión el mantenimiento de un entorno financiero acomodaticio que apoye a la recuperación económica y ha dejado en segundo plano las preocupaciones de una parte del Consejo de Gobierno y del consenso sobre un eventual sobrecalentamiento de la economía de la eurozona.
Los detalles del escenario económico y la política monetaria
  • Después de la contracción del PIB de la eurozona en el 1T (-0,3% intertrimestral), el BCE espera que la actividad económica se acelere en el segundo y tercer trimestre de la mano de la vacunación y la retirada gradual de las medidas de prevención de contagios. Así, el aumento del consumo doméstico e internacional y el mantenimiento de las políticas expansivas en el ámbito fiscal y monetario deberán ser los motores de la recuperación económica.
  • Christine Lagarde destacó que la recuperación ya no solo se observa en el sector manufacturero, que mantiene su dinamismo, sino que se refleja en el de los servicios. Asimismo, consideró que los riesgos sobre el escenario están ahora balanceados, pues una demanda embalsada mayor de lo esperado o una mejora de las perspectivas globales compensan la posibilidad de que la evolución de la pandemia se vuelva a torcer, por ejemplo, debido a nuevas mutaciones más resistentes a las vacunas.
  • Este mayor optimismo ha llevado al BCE a revisar sustancialmente al alza sus previsiones macroeconómicas (véase la tabla).
  • En cuanto a la inflación, el BCE ha reiterado que interpreta el repunte de 2021 como temporal, pues se debe a elementos que en enero de 2022 deberían desaparecer (como el precio del componente energético y la rebaja del IVA en Alemania entre julio y diciembre de 2021) y llevar de nuevo a la inflación a niveles más contenidos. Así lo ha reflejado en el cuadro macroeconómico, con una revisión de hasta 0,4 y 0,3 p. p. de la inflación para 2021 y 2022, respectivamente. Sin embargo, Lagarde destacó la presión que los cuellos de botella en el lado de la oferta pueden tener sobre la inflación y, pese a que debería ser también un factor transitorio, podría perdurar más en el tiempo que los elementos antes mencionados.
  • En el medio plazo, se espera que la inflación continúe contenida, debido a la holgura del mercado laboral, y que sea necesario mantener un entorno altamente acomodaticio para llevar la inflación al objetivo de por debajo, pero cerca del 2%, en el medio plazo.
  • La lectura de las condiciones financieras no ha sido muy distinta a la del mes de marzo, pues se han mantenido relativamente estables pese a un moderado aumento de los tipos de interés soberanos. En este sentido, el BCE considera que un repunte más sostenido en el tiempo de estos sí que podría alterar las condiciones financieras en su conjunto.1 Por este motivo, consideró necesario mantener en el 3T las compras del PEPP en un ritmo “significativamente superior” al observado en los primeros meses del año (creemos que se mantendrán en torno a los 80.000 millones de euros mensuales observados ya en abril y mayo).
  • Sobre esta decisión, Lagarde ha sido relativamente transparente (para los parámetros del BCE) y ha explicado que ha habido “un par” de voces divergentes. Posiblemente, éstas considerasen más apropiada la opción de reducir el ritmo de compras, en vistas del rebote de la actividad económica que espera para la segunda mitad de año y de los temores a un repunte de la inflación.
  • Del PEPP quedan todavía por utilizar hasta marzo del año que viene unos 750.000 millones de euros hasta los 1,85 billones con los que está dotado actualmente aunque, como se ha recordado hoy, si fuese necesario o bien no se agotaría la totalidad del programa o se podría ampliar. Sobre la finalización del programa y si esta pudiera motivar un mayor protagonismo del APP (con el que actualmente se adquieren 20.000 millones de euros mensuales) Lagarde ha sido contundente al asegurar que es prematuro entablar esta discusión.
  • 1. Véase el focus "El enfoque holístico del BCE" en el IM06/2021 para más detalles.
Tipos de interés oficiales
  • El tipo de interés de la facilidad de depósito se mantiene en el –0,50%, el tipo refi en el 0,00% y el tipo de interés de la facilidad marginal de crédito en el 0,25%.
  • Además, el BCE espera mantenerlos en los niveles actuales (o inferiores) hasta que la inflación de señales de converger al objetivo (debajo, pero cerca, del 2%).
Reacción de los mercados

La reunión del BCE transcurrió sin grandes sobresaltos en los mercados financieros. Pese a algunos vaivenes en los principales activos financieros de la región (Eurostoxx 600, Bund alemán, primas de riesgo de la periferia y el euro dólar), la mayoría volvieron a los niveles con los que abrieron la sesión. De hecho, la publicación del dato de la inflación de mayo en EE. UU., con el que se avivan los temores a un sobrecalentamiento de la economía norteamericana, tuvo también un impacto muy moderado en los mercados financieros.