La Fed mantiene el tono «dovish» en abril

Tal y como esperábamos, la Fed mantuvo sin cambios su política de estímulos. El tipo de interés oficial se mantiene en el intervalo 0,00%-0,25% (y, según las previsiones de marzo, no se modificará antes del 2024). Las compras de activos continuarán a un ritmo mensual de, al menos, 80.000 millones de dólares en treasuries y 40.000 millones de dólares en MBS (según nuestras previsiones actuales, no se modificará hasta inicios del 2022).

Content available in
Antonio Montilla
April 29th, 2021
Fed
Principales mensajes y valoración
  • Tal y como esperábamos, la Fed mantuvo sin cambios su política de estímulos. El tipo de interés oficial se mantiene en el intervalo 0,00%-0,25% (y, según las previsiones de marzo, no se modificará antes del 2024). Las compras de activos continuarán a un ritmo mensual de, al menos, 80.000 millones de dólares en treasuries y 40.000 millones de dólares en MBS (según nuestras previsiones actuales, no se modificará hasta inicios del 2022).
  • En su comunicado, la Fed reconoció el buen momento en la economía, si bien también reiteró que aún queda mucho terreno para completar la recuperación. Hasta que no se logre un progreso sustancial en alcanzar los objetivos, la Fed mantendrá vigente sus medidas de apoyo.
  • No hubo sorpresas en la rueda de prensa: Powell enfatizó que la Fed avisaría con antelación antes de realizar cualquier cambio de política. Nuestra visión es que, en junio o, sobre todo, en septiembre, con la vacunación más avanzada, y coincidiendo con reuniones en las que sí se actualizan las previsiones macro, la Fed tendrá mejor visibilidad para empezar a debatir cómo recalibrar su política de estímulos.
Política monetaria y entorno macroeconómico
  • La Fed tiene una visión de la economía más favorable que en marzo. La recuperación en la actividad y en el empleo se ha «fortalecido», principalmente debido al marcado repunte en la demanda que está resultando del levantamiento de restricciones y la puesta en marcha de nuevos estímulos fiscales. Asimismo, las condiciones financieras siguen en terreno acomodaticio. A diferencia de la reunión de marzo, no hubo comentarios (ni preguntas en la rueda de prensa) sobre el comportamiento reciente del mercado de treasuries.
  • A pesar del optimismo, la Fed reiteró su cautela sobre el escenario: la evolución de la recuperación sigue atada a la pandemia, tanto en EE. UU. como en el resto del mundo. Asimismo, el repunte de actividad es aún muy desigual por sectores. En línea con lo comunicado en marzo, la Fed reafirmó que mantendrá sin cambios su política de estímulos hasta que: (i) la inflación persistentemente exceda al 2,0% y (ii) se logre un progreso «sustancial» hacia el pleno empleo.
  • Tras reiterar la visión de que los repuntes de la inflación en 2021 son «transitorios» (y, por lo tanto, no deberían condicionar a la política monetaria), Powell volvió a poner el foco en el mercado laboral: su recuperación se está acelerando, si bien alcanzar la situación prepandemia luce «bastante distante», especialmente al considerar el estancamiento en la tasa de participación y otros efectos de la crisis.
  • En cuanto al proceso de normalización de la política monetaria, Powell fue claro y directo al decir que «todavía no es el momento» de hablar de una reducción en las compras de activos. También recordó que cualquier cambio será comunicado con antelación y será acordado bajo un criterio de dependencia de los datos, es decir, solo cuando los indicadores económicos validen los objetivos.
  • La confirmación de que la Fed no tiene prisas para retirar los estímulos monetarios provocó una reacción inicial de caída de la rentabilidad de los bonos, especialmente en los plazos más largos (–5 p. b. en el bono a 10 años) y de subida en los índices bursátiles, lo que, sin embargo, se corrigió al final de la sesión ante los anuncios fiscales del presidente Biden y, en particular, las posibles subidas de impuestos. En cuanto al tipo de cambio del dólar, se depreció ligeramente frente a sus principales socios comerciales, lo que provocó que el euro superase los 1,21 euros por dólar.
Antonio Montilla