El aumento del precio de la electricidad frena la caída del IPC

El IPC registró una variación interanual del -0,5% en agosto (-0,6% en julio).

14 de septiembre de 2020
nota breve españa
Dato
  • El IPC registró una variación interanual del -0,5% en agosto (-0,6% en julio).
  • La inflación subyacente se moderó al 0,4% en agosto (0,6% en julio).
Valoración
  • La inflación se situó en el -0,5% en agosto, coincidiendo con el dato adelantado por el INE el pasado 31 de agosto y 1 décima menos negativa que en julio. Los previos eléctricos compensaron la moderación de inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) y contribuyeron a que el dato se situase 3 décimas por encima de la previsión de Caixabank Research (-0,8%).
  • Los componentes no subyacentes explicaron el comportamiento de la inflación en agosto. En concreto, los precios de la electricidad se erigieron como el componente más inflacionista de los últimos meses y explicaron más que la totalidad de la variación de la inflación general respecto al mes pasado. En agosto subieron un 1,4% respecto a julio y acumularon su cuarto mes consecutivo de subidas, lo que hizo que la variación interanual fuera del -5,9% cuando en abril, primer mes del confinamiento, caían un 19,9% interanual. Por su parte, la variación de los precios de los carburantes permaneció prácticamente invariada en el -11,0% interanual, con un descenso del 0,2% respecto a julio que al ser menor que el intermensual de 2019, también contribuyó ligeramente a que la inflación se situara en cotas algo menos negativas. En lo que respecta a los precios de alimentos no elaborados, agosto supuso una pausa en su camino de moderación tras el repunte de abril y tuvieron una contribución alcista. La mínima subida intermensual del 0,1% situó la variación interanual de agosto en el 3,5%, por encima del 3,1% de julio pero lejos del 6,9% de abril.
  • Los componentes subyacentes tiraron del IPC a la baja, aunque de con menos intensidad que en julio. La inflación de servicios se moderó 2 décimas hasta el 0,2%, cuando en julio la moderación había sido de 9 décimas. El descenso de los precios de servicios se centró en el precio de los paquetes turísticos, que bajaron un 7,0% interanual, pero no así en los servicios de alojamiento, cuya bajada del 8,8% interanual suavizó el descenso del 11,1% en julio. La inflación de bienes industriales se moderó 1 décima hasta el 0,3% y la de alimentos elaborados siguió con su evolución a la baja cediendo 2 décimas y se situó en el 1,2%.
  • Es de esperar que el efecto neto de la COVID-19 acabe siendo deflacionista por el debilitamiento previsto de la demanda interna, aunque el final del efecto bajista de los precios energéticos será un factor de compensación.
  • La publicación del dato está en línea con nuestra previsión de inflación para el conjunto de 2020 del -0,3%.
Etiquetas