La inflación empieza el año en el 0,5%, empujada por los precios de la energía, los servicios… y la estadística

La inflación se situó en el 0,5% en enero, una décima menos que el valor adelantado por el INE el pasado 29 de enero y 1 p.p. por encima del valor observado el pasado diciembre. Esta subida de la inflación se explica en gran medida por los precios de la electricidad, que han reforzado este último mes la tendencia alcista observada en el último trimestre de 2020 (su variación se sitúa ahora en el 15,1% interanual vs. -6,5% en octubre). Asimismo, tanto los precios de los alimentos no elaborados como el de los carburantes también han empujado la inflación al alza, aunque en menor medida. Por otro lado, las variaciones negativas de precios en prendas de vestir y calzado han compensado de manera parcial el alza de los componentes mencionados anteriormente. Por su parte, la inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) subió 5 décimas hasta el 0,6%, debido al menor ajuste en los precios de bienes industriales y al ligero aumento del precio de los servicios (frente a los descensos más fuertes observados un año antes). La publicación del dato está por encima de la previsión de CaixaBank Research.

nota breve españa
Dato
  • El IPC registró una variación interanual del 0,5% en enero (-0,5% en diciembre).
  • La inflación subyacente subió 5 décimas hasta el 0,6% en enero (0,1% en diciembre).
  • La variación intermensual del IPC fue del 0,0% (-1,0% en enero 2020).
Valoración
  • La inflación se situó en el 0,5% en enero, una décima menos que el valor adelantado por el INE el pasado 29 de enero y 1 p.p. por encima del valor observado el pasado diciembre. Esta subida de la inflación se explica en gran medida por los precios de la electricidad, que han reforzado este último mes la tendencia alcista observada en el último trimestre de 2020 (su variación se sitúa ahora en el 15,1% interanual vs. -6,5% en octubre). Asimismo, tanto los precios de los alimentos no elaborados como el de los carburantes también han empujado la inflación al alza, aunque en menor medida. Por otro lado, las variaciones negativas de precios en prendas de vestir y calzado han compensado de manera parcial el alza de los componentes mencionados anteriormente. Por su parte, la inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) subió 5 décimas hasta el 0,6%, debido al menor ajuste en los precios de bienes industriales y al ligero aumento del precio de los servicios (frente a los descensos más fuertes observados un año antes). La publicación del dato está por encima de la previsión de CaixaBank Research.
  • La evolución volátil de los componentes no subyacentes ha explicado la fuerte variación observada en el índice de la inflación este mes. Los precios de la electricidad escalaron en enero, con un aumento del 13,4% respecto a diciembre, muy por encima de lo observado un año antes (con un cambio intermensual del 4,4% en enero 2020). Por otro lado, la inflación de los precios de alimentos no elaborados subió hasta el 2,5%, invirtiendo así la tónica de moderación observada a lo largo del último trimestre (con una subida intermensual del 1,6%, comparado con un 0,4% un año antes).
  • Los componentes subyacentes invirtieron también la dinámica observada a lo largo de los últimos meses. Destaca la estabilización de la inflación en el sector de servicios, que llega al 0,5% interanual (-0,1% en diciembre). Esta subida se explica en parte por los precios de ocio y cultura, donde se observó un descenso menor que hace un año. Por otro lado, los precios de bienes industriales retrocedieron en enero, con una caída del 4,0% intermensual, menos que lo observado en enero 2020 (con una caída del 4,3%), registrando así una inflación del 0,3%, en términos interanuales. La inflación de los alimentos elaborados se situó también en territorio positivo, con una subida intermensual de 4 décimas, situando la inflación de enero en el 1,1% (vs. 0,9% en diciembre).
  • Nota estadística: la actualización anual de las ponderaciones de distintos bienes y servicios en la cesta representativa de consumo utilizada para calcular el IPC también ha contribuido a la subida de la inflación observada este mes. Con el objetivo de reflejar los cambios recientes en los hábitos de consumo de los hogares, componentes como la alimentación y la electricidad – más volátiles y con tendencia inflacionista a lo largo de los últimos meses – se han visto reforzados, mientras la proporción de servicios, en especial el ocio y la cultura, disminuyó. Se prevé así que estos cambios tengan un efecto alcista en el corto plazo, aunque temporal, y que debería mantenerse a lo largo del año 2021.
  • La publicación del dato de inflación para el mes de enero situaría el promedio de inflación para el conjunto del año 2021 por encima de la previsión de CaixaBank Research del 1,1%. A pesar de este repunte en los precios, se espera que el efecto neto de la crisis de la COVID-19 siga presionando los precios a la baja, como demuestra la evolución muy contenida de la inflación subyacente a lo largo del año pasado. Es de prever que los niveles de precios seguirán afectados por la debilidad de la recuperación demanda interna y los posibles rebrotes que puedan ocurrir a lo largo del año, hasta que el proceso de vacunación llegue a grupos significativos de la población. Por otro lado, los principales factores de riesgo al alza incluyen la subida de los precios de la energía en los mercados internacionales, los posibles efectos “cuello de botella” del lado de la oferta y, con la estabilización de la situación sanitaria y la recuperación de la demanda, el posible repunte de gastos de los hogares en bienes y servicios, fortalecidos por los niveles acumulados de ahorro en máximos históricos.
Etiquetas