La inflación se mantiene en el -0,8% en noviembre

La inflación se estabilizó en el -0,8% en noviembre. El dato está en línea con la previsión de CaixaBank Research (-0,9%).

30 de noviembre de 2020
nota breve españa
Dato
  • El IPC registró una variación interanual del -0,8% en noviembre (igual que en octubre).                                                 
  • La variación intermensual del IPC fue del 0,2% (igual que en noviembre de 2019).
Valoración
  • La inflación se estabilizó en el -0,8% en noviembre. El dato está en línea con la previsión de CaixaBank Research (-0,9%). 
  • Aunque todavía no se conoce en detalle la evolución de los componentes, el INE destacó la subida de los precios de la electricidad, frente al descenso registrado hace un año, compensado por el descenso de los precios de la alimentación, que no registraban cambios significativos hace un año. Los precios de la electricidad vuelven así a la trayectoria de recuperación que seguían entre abril y septiembre, un periodo en el que se recuperaron de un desplome inicial del 19,9% en abril hasta alcanzar un moderado descenso del 0,1% en septiembre, en términos interanuales. Por otro lado, los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas registraron un importante descenso este mes (del -0,9% intermensual), llevando la inflación de este componente al nivel más bajo observado en el conjunto del año (1,3%).
  • Se prevé que en los próximos meses la inflación continúe en terreno negativo, de la mano de la contención de los precios de los componentes subyacentes, presionados a la baja por la debilidad de la demanda interna y externa. Así, la recuperación de la economía se está viendo condicionada por los rebrotes de contagios y las restricciones a la actividad impuestas en la mayoría del territorio peninsular con vistas a contener la evolución de la pandemia, lo que retrasará la recuperación de la demanda interna. Aunque algunas de las restricciones se relajarán hasta finales de año, se hará de forma gradual para intentar evitar una tercera ola del virus, lo que hace prever que el consumo durante el periodo de Navidad se verá todavía afectado por estas restricciones, que deberán prorrogarse hasta los primeros meses del próximo año. Con los últimos datos publicados, prevemos que la inflación se mantenga alrededor del -0,8% en todo el cuarto trimestre, lo que tendrá también un impacto negativo en las previsiones de inflación para el conjunto del próximo año.
  • De cara a 2021, prevemos una recuperación del crecimiento. Sin embargo, no es previsible que una vacuna esté disponible para una parte significativa de la población hasta mediados de 2021 como mínimo. Todo esto tendrá un impacto profundo en los patrones de consumo de los hogares y, en consecuencia, en los niveles observados de inflación. El escenario nos obliga a actualizar el escenario de previsiones de inflación. En concreto, actualizamos a la baja nuestra previsión de la inflación para el conjunto del año, que debería ahora situarse en el 1%, con la inflación subyacente en torno al 0,6%. Esto resulta de un escenario en el que la inflación seguirá previsiblemente muy contenida durante los primeros seis meses del año, con un promedio alrededor del 0,1%. Con la disponibilidad de una vacuna y una respuesta fuerte del consumo en el 3T y el 4T, y asumiendo una trayectoria ascendente pero estable de los precios del petróleo, la recuperación de la economía debería verse acompañada de una recuperación sostenida de los índices de confianza y de la inflación, que registraría así un promedio del 1% en el conjunto del próximo año.
  • La publicación del indicador adelantado del IPC del mes de noviembre apunta a que la inflación en 2020 se situaría al entorno del -0,3%, en línea con las previsiones de CaixaBank Research.
Etiquetas