La inflación sube 6 décimas por los precios energéticos

  • La inflación de junio fue del –0,3%, 6 décimas menos negativa que el mes pasado. El dato es 6 décimas superior a la previsión de CaixaBank Research  (–0,9%).
29 de junio de 2020
nota breve españa
Dato
  • El IPC registró una variación interanual del –0,3% en junio (–0,9% en mayo).                           
  • La variación intermensual del IPC fue del 0,5% (0,2% en junio de 2019).
Valoración
  • La inflación de junio fue del –0,3%, 6 décimas menos negativa que el mes pasado. El dato es 6 décimas superior a la previsión de CaixaBank Research (–0,9%).
  • A pesar de que todavía no se conoce el desglose por componentes, el INE atribuye el grueso de esta inflación menos negativa al aumento intermensual de los precios de los carburantes y combustibles y, en menor medida, de la electricidad frente al descenso del año pasado.
  • Asimismo, a partir de marzo, el INE sigue la evolución de un grupo de bienes y uno de servicios especialmente afectados por la COVID-19. El grupo de bienes afectados por la COVID-19 (alimentación, bebidas, tabaco, limpieza del hogar, comida para animales y cuidado personal), que en abril y mayo habían sufrido importantes subidas de precios, vieron bajar sus precios en junio un 0,2% respecto a mayo, lo que llevó a una moderación de su inflación hasta el 2,3% (5 décimas inferior al mes pasado y 9 menos que en abril). Destacó la suavización de los precios en alimentos y bebidas alcohólicas, que se encarecieron solamente un 2,8% interanual en junio (3,5% en mayo, 4,0% en abril)  merced a un descenso intermensual del 0,3%. Este camino de ida y vuelta se produjo especialmente en los precios de los alimentos no elaborados, que subieron un 4,2% interanual, una significativa moderación frente al 5,4% y 6,9% de mayo y abril, respectivamente.
  • El grupo de servicios afectados por la COVID-19 (alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, servicios de telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios) siguió una evolución inversa al de bienes: el sesgo bajista inicial se ha transformado en un incremento de los precios del +1,2% intermensual en junio, lo que ha llevado a un descenso de los precios de tan solo el 2,4% interanual, mucho más suave que el –4,2% de mayo y el –4,3% de abril.
  • Los datos publicados continúan sujetos a una cierta incertidumbre; el INE menciona que uno de los efectos de la COVID-19 ha sido cambiar la composición de la cesta de la compra de los hogares. Asimismo, en junio la encuesta se ha efectuado íntegramente por vía telemática y se ha tenido que estimar un 13% de la cesta del IPC (en mayo fue un 21%) gracias a la finalización del estado de alarma.
  • De cara a los próximos meses, prevemos que la inflación continúe en negativo, ya que el menor efecto deflacionista de la energía se verá compensado por la debilidad de la demanda interna. Así, creemos que el efecto neto de la COVID-19 será ligeramente deflacionista por el debilitamiento de la demanda interna.
  • Siempre considerando la mencionada cautela sobre la incertidumbre de estos datos, la publicación del dato introduce un sesgo al alza en nuestra previsión de inflación para el conjunto de 2020 que se sitúa en el –0,5%.
Etiquetas