La Fed inicia el debate del tapering y adelanta la primera subida de los tipos oficiales

Tal y como esperábamos, la Fed mantuvo sin cambios sus instrumentos de política monetaria, con el rango oficial de tipos de interés en el intervalo 0,00%-0,25% y las compras mensuales de activos en 120.000 millones de dólares. No obstante, la Fed inició el debate sobre el procedimiento para reducir las compras netas (tapering) y adelantó la primera subida de tipos (+50 p. b.) al 2023.

Content available in
Antonio Montilla
June 17th, 2021
Fed
Principales mensajes y valoración
  • Tal y como esperábamos, la Fed mantuvo sin cambios sus instrumentos de política monetaria, con el rango oficial de tipos de interés en el intervalo 0,00%-0,25%. Las compras de activos continuarán a un ritmo mensual de 80.000 millones de dólares en treasuries y 40.000 millones de dólares en MBS.
  • No obstante, en la rueda de prensa, el presidente Powell confirmó que el Comité inició el debate sobre el procedimiento a utilizar para la eventual reducción del programa de compras de activos (tapering), dado, por un lado, el riesgo de unas presiones inflacionistas mayores y más persistentes y, por el otro, las perspectivas positivas para el mercado laboral en los próximos meses. Powell, sin embargo, se resistió a dar detalles adicionales sobre la posible hoja de ruta del tapering.
  • Asimismo, en la actualización de las previsiones, la mayoría de los miembros de la Fed favorecieron adelantar la primera subida de los tipos oficiales al 2023 (+50 p. b.), mientras aumentan los disidentes que esperan adelantarla al 2022 (+25 p. b.).
  • En nuestra opinión, las decisiones de esta reunión representan tan solo los primeros pasos en el largo proceso de normalización de la política monetaria. Nuestro escenario central es que la Fed dará inicio al tapering a principios de 2022, mientras que la primera subida de tipos la proyectamos a finales de 2023. No obstante, el riesgo de que la Fed adelante el ciclo de subidas de tipos ha aumentado.
Política monetaria y entorno macroeconómico
  • La Fed tiene una mejor visión de la economía. La recuperación en la actividad y en el empleo se ha fortalecido, gracias, entre otros factores, al proceso de reapertura de la economía y el progreso en el programa de vacunación. En el cuadro macroeconómico, destaca el aumento en la previsión de crecimiento del PIB en 2021, alcanzando el 7,0%, 0,5 p. p. por encima de lo esperado en marzo. Por su parte, la Fed mantuvo la previsión de que la tasa de paro descenderá hasta el 4,5% a finales de año.
  • Con respecto a la inflación, el cuadro de previsiones muestra un notable ajuste al alza para este año, de +1,0 p. p. hasta el 3,4% para la inflación general y 0,8 p. p. hasta el 3,0% para la subyacente. Sin embargo, el presidente Powell enfatizó que el Comité mantiene la visión de que estos repuntes serán transitorios; tanto en 2022 como en 2023 se proyecta que la inflación se moderará en torno al 2,0%, en línea con lo previsto en marzo.
  • Formalización del debate (sobre el debate) del tapering. Si bien el banco central mantuvo sin cambios su política de comunicación (no se reducirán los estímulos hasta que la inflación exceda persistentemente el 2% y se logre un progreso «sustancial» hacia el pleno empleo), Powell confirmó en la rueda de prensa que el Comité debatió el programa de compras netas de activos. No obstante, y en línea con lo que esperábamos, Powell no dio más detalles, tan solo se limitó a aclarar que el banco central notificará con mucha antelación cualquier decisión que tome al respecto.
  • Del dicho al hecho hay mucho trecho. Seguimos pensando que, dado lo complejo de la negociación (se debe alcanzar un acuerdo tanto sobre cuándo concluir las compras netas sobre cómo reducirlas), la Fed requerirá más de una reunión para definir un plan de acción del tapering y que, una vez alcanzado, tomará un tiempo adicional antes de que empiece a reducir las compras netas. En nuestro escenario central, esperamos que se inicie el tapering en el 1T 2022 y que se complete a finales de año.
  • En cuanto a los tipos oficiales, el cuadro de previsiones mostró que la mayoría del Comité (13 de los 18 integrantes) favoreció adelantar la primera subida de tipos a 2023 (en marzo, el tipo oficial se proyectaba constante en el 2021-2023). Asimismo, siete miembros esperan la primera subida en 2022, frente a cuatro votos en marzo. Al respecto, sorprendió que el votante mediano de la Fed proyectase el tipo oficial +50 p. b. por arriba del actual en 2023, lo que sería consistente con dos subidas de 25 p. b. No obstante, el gráfico de proyecciones de tipos muestra una elevada dispersión entre los miembros del Comité: dos integrantes esperan subidas de tipos de 160 p. b. en 2023. Durante la rueda de prensa, Powell restó importancia a las proyecciones de tipos y enfatizó que las previsiones no representan la posición oficial de la Fed, sino opiniones individuales de cada uno de sus miembros. Asimismo, Powell aclaró que el Comité no discutió posibles ajustes en los tipos oficiales y confirmó que no se realizarán subidas de tipos hasta que se concluya el programa de compras de activos, la economía alcance el pleno empleo y la inflación supere persistentemente el 2,0%. La revisión aproxima a la Fed a las expectativas del mercado (primera subida a inicios de 2023) y a nuestro escenario central (primera subida a finales de 2023).
Reacción de los mercados
  • La confirmación de que la Fed se alista para iniciar el proceso de retirada de algunos de los estímulos monetarios, en especial la posibilidad de que los tipos oficiales pudieran subirse en 50 p. b. en 2023, provocó una reacción de ascenso de la rentabilidad de los bonos (+8 p. b. hasta el 1,58% en el bono a 10 años) y de caídas en los índices bursátiles (–0,5% en el S&P 500 y –0,2% en el NASDAQ). En cuanto al tipo de cambio del dólar, se apreció ligeramente frente a las divisas de sus principales socios comerciales, lo que provocó que el euro retrocediera hasta los 1,20 euros por dólar.
Antonio Montilla