Seguimiento periódico de los sectores agroalimentario, inmobiliario y turístico en España, a partir del análisis de los principales indicadores económicos y del big data. Disponible en castellano, catalán e inglés.

Agroalimentario
2020

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia del sector agroalimentario como pilar esencial de la economía española. Durante los meses de confinamiento, toda la cadena alimentaria (que incluye agricultores, ganaderos, pescadores, cooperativas e industria alimentaria, mayoristas, comercio minorista, distribución o logística) tuvo que adaptarse rápidamente para garantizar el abastecimiento de alimentos a la población. En retrospectiva, es de justicia destacar la excelente respuesta de todo el sector para superar este reto.

portada

La COVID-19 está teniendo un fuerte impacto sobre la actividad económica de España y, en particular, sobre el sector turístico. En CaixaBank Research esperamos que el PIB retroceda entre un 13% y un 15% en 2020, y que no recupere los niveles precrisis hasta el año 2023. En lo que respecta al sector turístico, las perspectivas son incluso más adversas para el año 2020, al ser uno de los sectores más afectados por la pandemia. 

La COVID-19 está teniendo un fuerte impacto en la actividad económica y el sector inmobiliario, aunque no sea uno de los más perjudicados, también se está viendo afectado. En CaixaBank Research esperamos que el PIB de España retroceda entre un 13% y un 15% en 2020, y que no recupere los niveles precrisis hasta finales de 2023. A pesar de la gravedad de la situación y la elevada incertidumbre sobre la futura evolución de la pandemia, es importante resaltar que el sector cuenta con unos fundamentos mucho más sólidos que en la anterior crisis de 2008.

El sector inmobiliario español se ha ido desacelerando a lo largo de 2019 de una forma algo más pronunciada de lo que se esperaba, en un contexto de empeoramiento de las perspectivas económicas. Con todo, los fundamentales que sustentan la demanda de vivienda siguen siendo sólidos y no se observan excesos por el lado de la oferta. De cara a 2020, prevemos que el sector seguirá evolucionando de manera favorable, aunque el ritmo de avance tanto de precios como de compraventas será más moderado.

El crecimiento de la llegada de turistas internacionales a España se ha mostrado contenido a lo largo de 2019 debido al contexto económico mundial menos favorable y a la fuerte recuperación de nuestros principales competidores en el Mediterráneo. No obstante, la rentabilidad del sector turístico muestra gran resiliencia, apoyada por el dinamismo del gasto efectuado por los turistas residentes y la apuesta del sector por el turismo de calidad.

El sector agroalimentario aporta un gran valor a la economía española, con una contribución de nada menos que el 5,8% del PIB, un 11% si se incluyen todas las actividades de la cadena alimentaria. Además, destaca por su elevado potencial exportador y por una resiliencia que históricamente le ha permitido capear los vaivenes de la economía.

Los primeros meses de 2019 parecen corroborar el tono positivo del sector en España, que consolida las excelentes cifras de entrada de turistas internacionales de los últimos años. Mientras que el número de turistas que nos visita crece de manera más moderada, el gasto que realizan continúa evolucionando con fuerza. El reto es ahora sostener estas tendencias, reorientando la oferta turística hacia una de mayor calidad.

El sector inmobiliario español se adentra en una fase más madura del ciclo, caracterizada por una suavización del crecimiento de la demanda y de los precios. Los factores que apoyan la expansión del mercado inmobiliario (la creación de empleo, unas condiciones financieras favorables y una elevada demanda extranjera) siguen evolucionando de manera positiva, pero pierden algo de dinamismo.

En 2019, el sector turístico mantendrá una evolución positiva, aunque se prevé que los excepcionales ritmos de crecimiento de los últimos años se diluyan, en consonancia con la moderación observada en 2018. El gran reto para el sector será consolidar las excelentes cifras de turistas internacionales de los últimos años a la vez que orienta su estrategia hacia los segmentos de mayor valor añadido.

El nuevo ciclo expansivo del sector inmobiliario español se afianza trimestre a trimestre. La compraventa de viviendas lleva tres años anotando crecimientos de doble dígito, la actividad en la construcción crece vigorosamente y los precios exhiben una clara tendencia alcista. ¿Qué podemos esperar en un futuro? Como detallamos a continuación, se prevé que la evolución del sector siga siendo favorable, tanto por el buen desempeño de la economía española como por la buena salud de la propia industria.