La inflación estadounidense desciende levemente en abril, aunque aún en cotas muy elevadas

La inflación estadounidense descendió en abril, tras alcanzar máximos de 40 años el mes anterior (8,3% frente al 8,5% de marzo la general; 6,2% frente a 6,5% la subyacente). A pesar de la moderación, el IPC se mantuvo creciendo a ritmos muy elevados. El descenso de la inflación se debió, en parte, a unos más favorables efectos de base. De cara a futuro, el conflicto abierto en Ucrania, los cierres en China ante los rebrotes de COVID y un mercado laboral que sigue marcando avances salariales significativos favorecerán el mantenimiento de unas tasas de inflación elevadas durante buena parte de 2022. Con todo, es probable que en los próximos meses veamos cierta moderación en el ritmo de subidas de precios.

Notas breves sobre Estados Unidos
Dato
  • El IPC general de EE. UU. avanzó un 8,3% interanual en abril, ligeramente por debajo del registro del mes anterior, que fue un máximo de los últimos 40 años.
  • En la misma línea, la inflación subyacente se moderó por primera vez en los últimos 12 meses, hasta el 6,2% (6,5% en marzo).
  • En términos intermensuales (con la serie ajustada estacionalmente), el IPC general avanzó de forma algo más moderada que en los meses anteriores (0,3%), pero no el subyacente (0,6%).
Valoración
  • La inflación estadounidense descendió en abril, tras alcanzar máximos de 40 años el mes anterior (8,3% frente al 8,5% de marzo la general; 6,2% frente a 6,5% la subyacente). A pesar de la moderación, el IPC se mantuvo creciendo a ritmos muy elevados. El descenso de la inflación se debió, en parte, a unos más favorables efectos de base. Asimismo, la caída mensual en los precios energéticos también ayudó a la desaceleración en el avance del índice general, puesto que el índice subyacente creció en términos mensuales por encima de lo esperado. De cara a futuro, el conflicto abierto en Ucrania, los cierres en China ante los rebrotes de COVID y un mercado laboral que sigue marcando avances salariales significativos favorecerán el mantenimiento de unas tasas de inflación elevadas durante buena parte de 2022. Con todo, es probable que en los próximos meses veamos cierta moderación en el ritmo de subidas de precios, aunque quizás no lo suficiente para dilatar el proceso de retirada de estímulos por parte de la Reserva Federal.
  • El dato de abril para el índice general se situó en línea con las expectativas de consenso, pero por debajo de lo esperado por CaixaBank Research (0,3% intermensual, 8,3% interanual). Si comparamos con la tendencia reciente, el avance intermensual se emplazó muy por debajo del fuerte avance del mes anterior (1,2%) y del promedio de los últimos seis meses (0,8%). Cabe recordar que en los cinco años previos al estallido de la pandemia el avance intermensual promedio del índice general fue del 0,2%. Por el contrario, el dato de abril para el índice subyacente se situó por encima tanto de las expectativas de consenso como de las de CaixaBank Research (0,6% intermensual, 6,2% interanual). Asimismo, también estuvo claramente por encima del avance del mes anterior (0,3%), del promedio de los últimos seis meses (0,5%) y también del promedio histórico (0,2%).
  • Por componentes, y en términos intermensuales, el componente energético descendió por primera vez en los últimos 12 meses (−2,7% intermensual) tras el fuerte avance del mes anterior (+11,0%). Dentro de las partidas subyacentes, destacó de forma sustancial el repunte en los precios de algunos servicios, como los de viaje (por ejemplo, los billetes aéreos, +18,6% intermensual), debido al proceso de reapertura y de los elevados precios energéticos. Asimismo, el componente de alquileres y alquileres imputados (shelter en inglés), que tiene un peso elevado en el índice de precios, siguió marcando avances notables (+0,5% intermensual).
  • En los próximos meses, la inflación seguirá fuertemente influenciada por la evolución de los precios de las materias primas (ante el conflicto en Ucrania), el tensionamiento en los cuellos de botella (ante los cierres en China) y la robustez del mercado laboral. Con todo, y aunque prevemos que la inflación se mantendrá en cotas muy elevadas a lo largo de 2022, parece que el pico se habría alcanzado con el registro de marzo.
  • Con respecto a la política monetaria, la Fed seguirá con su ciclo de subidas de tipos de interés a lo largo de 2022 tras haber aumentado en 50 p. b. el tipo de interés de referencia en su última reunión (hasta el intervalo 0,75%-1,00%). La persistencia en las tensiones inflacionistas, la robustez del mercado laboral y la resistencia de los indicadores de actividad favorecen este escenario de normalización monetaria. En concreto, los mercados financieros ya descuentan que la Fed subirá los tipos oficiales este año en un total de 250 p. b.
  • En los mercados financieros, el modesto descenso en la inflación subyacente se trasladó en una reducción en la rentabilidad de la deuda del Tesoro, principalmente en el tramo largo de la curva, de unos 7 p. b. hasta el 2,92% en el bono con vencimiento a 10 años. Por su parte, en su cruce con el euro, el dólar se mantuvo oscilando en el rango 1,05-1,06, al tiempo que los índices bursátiles mantuvieron el tono negativo de las recientes sesiones (–1,6% para el S&P).

EE. UU.: IPC

Última actualización: 16 mayo 2022 - 09:59