El PIB de China asienta su recuperación en el 3T

El PIB de China creció un 4,9% interanual en el 3T 2020, claramente por encima del +3,2% del trimestre anterior.

19 de octubre de 2020
Notas breves sobre China
Dato
  • El PIB de China creció un 4,9% interanual en el 3T 2020. La tasa de variación intertrimestral del 1T se situó en el +2,7%. El dato queda ligeramente por debajo de la previsión del consenso (5,0%) y de la previsión de Caixabank Research (5,5%).
Valoración
  • El PIB de China creció un 2,7% en el 3T 2020 respecto al 2T 2020, por debajo de la previsión de CaixaBank Research (+4,4%). La diferencia en el dato interanual, 4,9% frente a 5,5% previsto es más moderada. La discrepancia se debe a revisiones por parte del Gobierno chino en las variaciones intertrimestrales anteriores y a la dificultad en el ajuste estacional que se realiza en el dato intertrimestral. Con este dato, el PIB de China registra un avance interanual del 4,9% en el 3T 2020 (+6,0% en el 3T 2019), lo que la convierte en la única de las grandes economías que espera una tasa de crecimiento positiva en 2020.
  • La evolución de nuestro indicador de actividad, que estima la evolución de la economía a través de indicadores relacionados de forma directa con la actividad económica del país, como el consumo eléctrico o las ventas de coches, sugiere que la recuperación es algo más robusta de lo que indican los datos oficiales (nuestro indicador sube un 5,4% interanual).
  • Los datos de actividad de septiembre, que se publicaron a la vez que el dato de PIB, apuntan a una consolidación de la recuperación. Así, la producción industrial subió un robusto 6,9% interanual (5,6% en agosto, 5,8% en septiembre 2019) y especial relevancia tienen las ventas minoristas, que habían sido el punto débil en los meses previos pero que en septiembre crecieron un 3,3% (0,5% en agosto), por encima de lo esperado.
  • De cara a los próximos meses, esperamos que la economía china asiente su recuperación. Por un lado, a la fuerza de la inversión se le une la recuperación del consumo privado, que había venido siendo el eslabón débil de la recuperación.  Por el otro, las condiciones financieras seguirán siendo favorables, con unas políticas expansivas de los bancos centrales de las grandes economías que, con tipos muy bajos, aumentan el atractivo de los activos chinos. Esto debería permitir relajar los estímulos públicos en el final de 2020 de un estado que ha visto aumentar su endeudamiento en los últimos años.
  • Con todo, los desequilibrios de la economía china permanecen. Hasta el pasado agosto, la recuperación de la economía china estaba muy sesgada hacia la inversión estatal y el consumo privado se mostraba débil en relación a los otros sectores. Los últimos datos aportan un sesgo optimista en este sentido, pero son incipientes y podrían venir aupados por el pico de consumo del Festival de la Luna de Otoño.
  • Tras la publicación de estos datos, la previsión de crecimiento de la economía china en 2020 debería situarse en el 2,0% pero prevemos una recuperación sólida en 2021, en torno al 8,0%.