La Fed ancla la compra de activos en 2021

La Fed mantiene el rumbo de su política monetaria, sin añadir estímulos adicionales, debido a la mejora de las condiciones financieras (bolsas en máximos y menor volatilidad) y la continuidad de la recuperación económica (las buenas noticias sobre la efectividad de las vacunas y la resistencia de los indicadores económicos estadounidenses parecen pesar más que los riesgos a corto plazo causados por la pandemia).

17 de diciembre de 2020
Fed
Principales mensajes y valoración
  • La Fed mantiene el rumbo de su política monetaria, sin añadir estímulos adicionales, debido a la mejora de las condiciones financieras (bolsas en máximos y menor volatilidad) y la continuidad de la recuperación económica (las buenas noticias sobre la efectividad de las vacunas y la resistencia de los indicadores económicos estadounidenses parecen pesar más que los riesgos a corto plazo causados por la pandemia).
  • Las dos grandes novedades de esta reunión: la Fed clarifica cuánto tiempo mantendrá el programa de compra de activos (parece que las compras durarán al menos hasta finales de 2021, algo más de lo que se pensaba previamente) y mejora su cuadro de previsiones macroeconómicas (con interesantes implicaciones para los tipos de interés y las compras de activos).
  •  De este modo, se mantienen:
    • El tipo de interés oficial en el intervalo 0,00%-0,25% (y, según las previsiones actuales, no se modificará antes de 2024).
    • Las compras masivas de activos: actualmente 80.000 millones de dólares en treasuries y 40.000 millones de dólares en MBS al mes (y, según las previsiones actuales, no se modificará antes de finales de 2021).
    • Los programas de crédito de emergencia principales (financiados bajo el CARES Act) hasta el 31 de diciembre y algunos programas más pequeños hasta el 31 de marzo (Powell esquivó las preguntas en la rueda de prensa relacionadas con la controvertida decisión del Tesoro de EE. UU. de dejar expirar varios de los programas principales).
  • Sobre los posibles ajustes que se rumoreaban, no hubo ni aumentos en el ritmo de compras (la Fed cree que el nivel de estímulo monetario actual es suficiente) ni cambios en duración media de las compras (de hecho, Powell ha dicho que esta opción no es una de las alternativas más probables en caso de necesidad de más retoques). Tal y como intuíamos, la Fed finalmente se ha decantado por no hacer cambios y aprovechar para dar una orientación futura sobre las compras de activos.
  • La Fed comunica que mantendrá al menos el ritmo actual de compras de activos (es decir, comprarán como mínimo 80.000 millones en treasuries y 40.000 millones en MBS al mes) hasta que haya un “progreso sustancial adicional hacia los objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios” (previamente se limitaba a decir que el ritmo actual de compras se mantendría durante los próximos meses). De este modo, las compras de activos estarán ligadas a variables macroeconómicas (al igual que ya hiciera hace unos meses la Fed con los tipos de interés: ambas políticas monetarias dependerán de la tasa de desempleo y la inflación) y durarán algo más de lo que se esperaba previamente (para más detalles, véase la sección “La nueva orientación futura para las compras de activos”).
  • En resumen, la Fed reafirma su intención de ofrecer una política monetaria acomodaticia por un largo periodo de tiempo. La atención sigue centrada en la necesidad de apoyar la recuperación económica y monitorizar los riesgos de corto plazo provocados por la pandemia. En este sentido, Powell volvió a pedir repetidamente en la rueda de prensa la llegada de un nuevo paquete fiscal (que podría ser aprobado por Congreso esta misma semana).
La nueva orientación futura para las compras de activos
  • A partir de ahora, las compras de activos dependen explícitamente de cómo esté la economía en comparación con los objetivos de la Fed de máximo empleo (la tasa de desempleo debe estar por debajo del 4,1%) y estabilidad de precios (la inflación debería alcanzar el 2%). Por lo tanto, hasta que no registren valores “sustancialmente” más cercanos al 4,1% y al 2%, respectivamente, se mantendrá el actual ritmo de compras.
  • En la rueda de prensa, Powell declinó dar más detalles sobre cuán “sustancial” debería ser este acercamiento para que la Fed empiece a plantearse reducir el ritmo de compras netas. Se limitó a asegurar que la Fed avisaría con mucha antelación si se plantearan hacer cualquier cambio.
  • De todos modos, las previsiones que baraja la Fed sobre inflación y desempleo sugieren que prevé mantener el ritmo actual de compras de activos hasta al menos finales de 2021 o incluso 2022.
  • Finalmente, la Fed también ha especificado que se mantendrá la composición de las compras de activos. Hasta ahora, comunicaban que mantendrían el ritmo actual de 120.000 millones de dólares al mes en compras, mientras que ahora especifican que 80.000 millones estarán destinados a treasuries y 40.000 millones destinados a MBS.
Política monetaria y entorno macroeconómico
  • La Fed tiene una visión del escenario claramente más favorable que hace unos meses, debido al considerable rebote de la actividad económica en el 3T, la resistencia de los indicadores económicos más recientes y las noticias favorables sobre la efectividad de las vacunas. A pesar de ello, la Fed se mantiene atenta a cualquier contratiempo que pueda ocurrir en un entorno de alta incertidumbre (evolución de la pandemia y falta de estímulo fiscal).
  • Tanto los tipos de interés como las compras de activos ahora están formalmente ligados a la evolución de la tasa de desempleo y la inflación. Por esta razón, el cuadro de previsiones macroeconómicas de la Fed coge mayor relevancia: viendo cómo la Fed espera que evolucionen estas dos variables macro, podemos inferir cuando la Fed espera cambios en las compras de activos y los tipos de interés.
  • El nuevo cuadro de previsiones macro muestra, de forma generalizada, una mejora del escenario macroeconómico. En concreto, tanto la tasa de desempleo como la inflación aceleran el camino hacia sus respectivos objetivos. De hecho, destaca que la Fed proyecta que la tasa de desempleo estará en el 3,7% a finales de 2023.