2020 terminó con una moderación en la caída del IPC por el aumento del precio de la electricidad

La inflación se situó en el -0,5% en diciembre, como adelantó el INE el pasado 30 de diciembre, subiendo tres décimas en relación con noviembre. Esta moderación en la caída de los precios se explica por la tendencia alcista de los precios de la electricidad.  Por otro lado, las caídas de precios de los productos textiles y servicios de ocio y cultura llevaron a la inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) a una disminución hasta el 0,1%, llegando así al nivel más bajo registrado el año pasado. La publicación del dato está en línea con la previsión de Caixabank Research.

Contingut disponible en
nota breve españa
Dato
  • El IPC registró una variación interanual del -0,5% en diciembre (-0,8% en noviembre).
  • La inflación subyacente disminuye una décima hasta el 0,1% en diciembre (0,2% en noviembre).
  • La variación intermensual del IPC fue del 0,2% (-0,1% en diciembre 2019).
Valoración
  • La inflación se situó en el -0,5% en diciembre, como adelantó el INE el pasado 30 de diciembre, subiendo tres décimas en relación con noviembre. Esta moderación en la caída de los precios se explica por la tendencia alcista de los precios de la electricidad.  Por otro lado, las caídas de precios de los productos textiles y servicios de ocio y cultura llevaron a la inflación subyacente (general sin energía y alimentos frescos) a una disminución hasta el 0,1%, llegando así al nivel más bajo registrado el año pasado. La publicación del dato está en línea con la previsión de Caixabank Research.
  • Los componentes subyacentes mantuvieron la dinámica a la baja observada a lo largo de los últimos meses. Destacó el descenso de la inflación del sector de servicios, que terminó el año en el -0,1% (0,1% en octubre y noviembre). Esta dinámica se explica en parte por el descenso en los precios de ocio y cultura, con una variación interanual del -1,6%. Por otro lado, los precios de bienes industriales se mantuvieron estables, con una inflación del 0,1%. Finalmente, la inflación de los alimentos elaborados volvió a situarse en territorio positivo y recuperó 0,1 p.p. respecto a la inflación observada en noviembre, situándose en el 0,9%.
  • La evolución al alza de los componentes no subyacentes energéticos ha explicado en gran medida la recuperación observada en la inflación. En concreto, los precios de la electricidad han vuelto a subir en diciembre.  Así, el año 2020 cerró con una subida de los precios de la electricidad del 5,9% interanual (-19,9% en abril, y -1,7% en noviembre), reforzando así la tónica de recuperación observada desde mayo. En contraposición, la inflación de los alimentos no elaborados se moderó hasta al 1,4% (2% en noviembre). La trayectoria de la inflación de los alimentos no elaborados mantuvo así su dinámica bajista desde el 6,9% observado en abril.
  • Es de esperar que el efecto neto de la COVID-19 se mantenga deflacionista en el corto plazo, con una evolución muy contenida de la inflación subyacente de forma similar a lo observado en los últimos seis meses. Así, los niveles de precios seguirán afectados particularmente por la debilidad de la recuperación demanda interna en el primer trimestre de 2021, expuesta a rebrotes de la pandemia tras el período de Navidad y las restricciones de movilidad que se deberán extender en los próximos meses.
  • La publicación del dato para el mes de diciembre confirma las previsiones de inflación de CaixaBank Research para el conjunto de 2020 y sitúa el promedio de inflación para el conjunto del año en el -0,3%. Se espera que en 2021 los precios se recuperen progresivamente a medida que la campaña de vacunación y los tests masivos cojan impulso, que el consumo reaccione positivamente a la estabilización de la situación sanitaria, y que los instrumentos de política fiscal se desplieguen para estimular la recuperación económica. Teniendo en cuenta estos factores, prevemos que la inflación se sitúe en torno al 1,1% en 2021.
Etiquetas