Rebote de la movilidad y de la actividad

Las estrictas medidas de confinamiento comportaron contracciones económicas sin precedentes en nuestra historia moderna durante el 2T. Con todo, las disparidades entre países en la severidad y duración de las medidas de distanciamiento aplicadas conllevaron diferencias notables en las caídas de PIB.

Contenido disponible en
4 de septiembre de 2020
Mujer con mascarilla y paraguas

Las estrictas medidas de confinamiento comportaron contracciones económicas sin igual en nuestra historia moderna durante el 2T. Con todo, las disparidades entre países en la severidad y duración de las medidas de distanciamiento que se aplicaron conllevaron diferencias notables en las caídas de PIB. Así, por ejemplo, en Alemania o EE. UU., donde las restricciones a la movilidad fueron relativamente menores (véase el primer gráfico), las caídas se situaron en torno al 10% intertrimestral (–10,1% en el caso de Alemania y –9,1% en EE. UU.), mientras que en los países que implementaron medidas más restrictivas, como España, la caída del PIB fue sustancialmente superior (del –18,5%).

Movilidad de la población en comercios

Durante el 3T, las restricciones a la movilidad han sido, en general, mucho menos severas que en el 2T, pero la amenaza de que se produzcan nuevos rebrotes de coronavirus la ha seguido limitando. Asimismo, como ya ocurrió en el 2T, las medidas que han tomado los principales países avanzados han sido distintas y, por tanto, es probable que el rebote de la actividad también varíe de forma notable. Precisamente, la fuerte relación estadística entre movilidad y actividad económica (véase el segundo gráfico) nos permite obtener una primera aproximación del rebote de la actividad que se está produciendo en el 3T.

Movilidad y actividad económica

Como se puede observar en el tercer gráfico, los datos de movilidad sugieren que la actividad económica ha rebotado en el 3T de forma notable, pero en la mayoría de los países analizados el PIB todavía se emplaza sustancialmente por debajo de los niveles de finales de 2019.1 Así, por ejemplo, en España e Italia es probable que observemos un aumento de la actividad superior al 10% intertrimestral en el 3T. Una cifra muy destacable pero todavía insuficiente para contrarrestar las caídas ocurridas en la primera mitad del año. Por su parte, la menor reactivación de la movilidad en EE. UU. (la pandemia no ha dado tregua a la economía americana) sugiere que el PIB estadounidense crecerá por debajo del PIB alemán (aproximadamente un 3% frente a un 7%), a pesar de una caída parecida en el 2T en ambos países.

  • 1. Estimamos una regresión de la variación intertrimestral del PIB en el 1T y 2T 2020 de las principales economías avanzadas (20 países) con el cambio en el nivel de movilidad intertrimestral en los comercios a partir de los datos de Google (Google Mobility Report).
PIB real estimado por los datos de movilidad

Finalmente, cabe mencionar que estas estimaciones están sujetas a mucha incertidumbre. El indicador de movilidad puede no estar capturando adecuadamente los fuertes movimientos estacionales que genera el turismo, por ejemplo, o el impacto del teletrabajo.2 Aun así, nos da una idea de cuán lejos de la «normalidad» se encuentra la actividad en las principales economías avanzadas.

  • 2. El indicador de movilidad está elaborado a partir de un nivel base (de «normalidad») que se corresponde a la movilidad ocurrida entre el 3 de enero y el 6 de febrero de este 2020. Sin embargo, la movilidad típica durante los meses de verano en países como el nuestro, con una afluencia de turistas internacionales enorme, poco puede compararse a la acontecida durante los meses de invierno.