Evolución de la desigualdad en tiempo real: impacto de la reactivación económica

La crisis de la COVID-19 habría provocado un aumento pronunciado de la desigualdad si, en parte, la actuación del sector público no lo hubiera amortiguado. Las elevadas cotas de desigualdad registradas durante el pico de la crisis están disminuyendo de forma gradual gracias a la recuperación de la actividad. 

Contenido disponible en
Ruben Durante
Jose G. Montalvo
Marta Reynal-Querol
28 de septiembre de 2020
Escaleras urbanas

A lo largo de la historia, las pandemias y las guerras han tenido un profundo impacto en la distribución de la renta y la riqueza,1 por lo que no es de extrañar que la crisis que ha generado la COVID-19 haya hecho saltar todas las alarmas. Efectivamente, el impacto económico de esta pandemia es de tal magnitud que el aumento de la desigualdad hubiera podido ser fortísimo si la actuación del sector público no lo estuviera amortiguando. Por otro lado, la recuperación de la actividad que ha propiciado la relajación de las restricciones a la movilidad ya ha empezado a reflejarse también en los índices de desigualdad, que están disminuyendo de forma gradual desde las elevadas cotas que habían registrado durante el pico de la crisis.

Estos son los principales mensajes que se desprenden de la actualización de los indicadores de desigualdad que ha desarrollado el equipo formado por investigadores de la Universidad Pompeu Fabra, el Institute of Political Economy and Governance (IPEG) y CaixaBank Research.2 Me­diante el análisis de datos internos de CaixaBank, en concreto de la evolución de las nóminas (lógicamente anonimizadas) y la aplicación de técnicas de big data para gestionar el gran volumen de información disponible (se analizan alrededor de tres millones de nóminas cada mes),3 hemos construido las herramientas necesarias para rastrear en tiempo real el impacto que está teniendo la crisis económica en los ingresos salariales de los trabajadores y en la desigualdad salarial en general.4

  • 1. Véase Scheidel, W. (2018). «The great leveler: Violence and the history of inequality from the Stone Age to the twenty-first century». Princeton University Press. Wade (2020). An unequal Blow. Science. Vol. 368, Issue 6492, pp. 700-703.
  • 2. El equipo está formado por Oriol Aspachs (CaixaBank Research), Ruben Durante (ICREA-UPF, IPEG y Barcelona GSE), Alberto Graziano (CaixaBank Research), Josep Mestres (CaixaBank Research), José G. Montalvo (UPF, IPEG y Barcelona GSE) y Marta Reynal-Querol (ICREA-UPF, IPEG y Barcelona GSE).
  • 3. Con un 27% del total de nóminas, CaixaBank dispone de la cuota de mercado más elevada de España.
  • 4. Aspachs et al. (2020). «Real-Time Inequality and the Welfare State in Motion: Evidence from COVID-19 in Spain». Barcelona GSE Working Paper.
España: evolución mensual del índice Gini

Concretamente, cuando analizamos la evolución de los ingresos salariales sin incorporar las transferencias del sector público, observamos que la desigualdad (medida con el índice de Gini) experimentó un aumento súbito y pronunciado durante los meses de marzo y abril. Sin embargo, a partir de mayo y especialmente durante junio, que son los meses en los que se empezaron a relajar las medidas de confinamiento y la actividad comenzó a reactivarse, el índice de Gini deshizo parte del camino andado durante los meses anteriores. Así, si en abril el índice de Gini se encontraba 11 puntos por encima del nivel registrado en febrero,5 en junio el aumento respecto a los niveles precrisis era de 6 puntos. Un incremento todavía muy destacable, pero claramente inferior al registrado en el pico de la crisis.

  • 5. Para contextualizar estos 11 puntos, basta observar que, según datos de la OCDE, equivalen a la diferencia de desigualdad entre EE. UU. (índice de Gini de 39 puntos) y Suecia (índice de Gini de 28).
España: evolución del índice de Gini por grupos de edad

Cuando tenemos en cuenta las transferencias realizadas por el sector público como, por ejemplo, las prestaciones por desempleo o las que reciben los trabajadores que se encuentran en un ERTE, la imagen cambia de forma notable. El aumento del nivel de desigualdad es también pronunciado, pero muy inferior. En este caso, el índice de Gini de junio se situaba «solo» 2 puntos por encima del registro de febrero y 1,6 puntos por debajo del nivel que alcanzó en abril.

Además, el impacto de la crisis no está siendo el mismo entre los distintos colectivos de la sociedad. El aumento de la desigualdad, tanto antes de las transferencias del sector público como después, fue especialmente acusado entre las personas más jóvenes y los inmigrantes. En el caso de los jóvenes, el aumento del índice de Gini fue de 18 puntos en abril si no se tienen en cuenta las transferencias del sector público y de 6 puntos cuando estas se incorporan al análisis. Para las personas nacidas fuera de España, el aumento del índice fue de 17 puntos antes de las transferencias del sector público y de 5 puntos después.

Es importante recalcar que los jóvenes y los inmigrantes son también los que más se están beneficiando de la reactivación del mercado laboral. Como se puede observar en los gráficos, la reducción del índice de Gini antes de las transferencias del sector público que experimentaron unos y otros entre los meses de mayo y junio es muy notoria, de 7 puntos en ambos casos.

Los fuertes vaivenes del índice de Gini de estos dos grupos reflejan un problema bien conocido del mercado laboral español: su dualidad. Es en estos colectivos donde más personas trabajan en condiciones de precariedad y, por tanto, son los que más sufren cuando se producen ajustes de la actividad: concentran gran parte de los trabajadores que pierden el empleo y tienen una cobertura del sector público más limitada. Por este mismo motivo, también son los que más se están beneficiando de la reactivación económica actual. Con todo, la reducción de la dualidad del mercado de trabajo es perentoria para disminuir su vulnerabilidad a largo plazo.

 

España: evolución del índice de Gini por país de nacimiento

Finalmente, el análisis de la evolución de la desigualdad por comunidades autónomas también revela algunas diferencias acusadas. Como se aprecia en los gráficos, en abril el aumento del índice de Gini fue pronunciado y generalizado en todas ellas si no se tienen en cuenta las transferencias del sector público. Sin embargo, se puede apreciar que el repunte fue especialmente elevado en Baleares y Canarias, dos comunidades en las que el turismo tiene un peso particularmente alto. En cambio, en junio la desigualdad se había reducido en todas ellas de forma considerable gracias a la reactivación económica, aunque persistían algunas diferencias. Sin embargo, una vez se tienen en cuenta las transferencias del sector público, el aumento es muy inferior, y las diferencias entre comunidades se reducen de forma sustancial.

España: evolución del índice de Gini por CC. AA. antes y después de las transferencias del sector público
Ruben Durante
Jose G. Montalvo
Marta Reynal-Querol