El PIB estadounidense frenó su avance en el 3T 2021, afectado por la variante delta y la persistencia en los cuellos de botella

En el 3T 2021, el PIB creció un 0,5% intertrimestral, el menor ritmo desde el inicio de la pandemia y considerablemente por debajo del avance ocurrido durante el primer semestre del año (1,6% intertrimestral, en promedio). Aunque se trata de una moderación lógica, toda vez que la economía ya alcanzó los niveles pre-pandemia en el trimestre anterior, esta ha sido superior a la prevista ante los embates de la variante delta y la persistencia en la escasez de suministros y mano de obra. Asimismo, ambos elementos seguirán representando riesgos relevantes sobre la actividad económica del país.

28 de octubre de 2021
Notas breves sobre Estados Unidos
Dato
  • En el 3T 2021, el PIB de EE. UU. creció un moderado 0,5% intertrimestral (+2,0% intertrimestral anualizado), inferior a las expectativas del mercado (2,7% intertrimestral anualizado) y tras un avance del 1,6% en el 2T.
  • La tasa de variación interanual se situó en el 4,9%.
Valoración
  • En el 3T 2021, el PIB creció un 0,5% intertrimestral, el menor ritmo desde el inicio de la pandemia y considerablemente por debajo del avance ocurrido durante el primer semestre del año (1,6% intertrimestral, en promedio). Aunque se trata de una moderación lógica, toda vez que la economía ya alcanzó los niveles pre-pandemia en el trimestre anterior, esta ha sido superior a la prevista ante los embates de la variante delta y la persistencia en la escasez de suministros y mano de obra. Asimismo, ambos elementos seguirán representando riesgos relevantes sobre la actividad económica del país.
  • El crecimiento interanual se emplazó en el 4,9%, claramente por debajo del 12,2% del trimestre anterior. Aunque cabe recordar que el 2T padecía de un efecto base muy importante, al comparar con el 2T 2020, trimestre donde la pandemia comportó restricciones a la movilidad y actividad enormes. En relación con las expectativas de CaixaBank Research y del consenso de analistas, el crecimiento del 3T se ha situado por debajo de lo esperado.
  • Por componentes de demanda, la moderación en la tasa intertrimestral se ha debido, en gran parte, a la desaceleración en el consumo privado (0,4% intertrimestral en el 3T, frente al 2,9% en el 2T). El fin en los cheques de estímulo enviados a los ciudadanos, la gradual terminación de las ayudas extras al desempleo y la extensión de la variante delta han pesado en el gasto del consumidor, más marcado en un desplome en el consumo de bienes. Por su parte, el crecimiento en la inversión empresarial también ha sido modesto (0,4% vs 2,2% en el 2T), en buena parte, porque los retrasos en las cadenas globales de aprovisionamiento han afectado negativamente a la inversión en bienes de equipo y, también, ante una caída inesperada en la inversión residencial, que también se ha visto afectada por la escasez de factores productivos.
  • De cara al 4T, los primeros indicadores todavía se emplazan en zonas compatibles con crecimientos significativos de la actividad, aunque por debajo del ritmo durante la primera mitad del año. Por su parte, los riesgos en la economía siguen siendo significativos. En primer lugar, en un país con un grado de vacunación elevado, pero lejos de la inmunidad de grupo y con un porcentaje de la población reticente a vacunarse, la extensión de las nuevas variantes del virus son un riesgo importante sobre la actividad económica. En segundo lugar, el rebote de la inflación en los últimos meses se ha situado muy por encima de lo esperado (5,4% en septiembre la general, 4,0% la subyacente). Aunque todavía creemos que algunos de los aumentos de precios resultarán transitorios, las presiones que empiezan a notarse en los salarios y la persistencia en los retrasos de los suministros se trasladarán en cierta medida a los precios de los consumidores, lo que aumenta sustancialmente un escenario en que la inflación estadounidense se mantenga en niveles elevados durante un periodo más largo del previamente estimado. Por último, la retirada de los estímulos fiscales y monetarios podrían significar condiciones financieras menos favorables. De hecho, los hogares ya han dispuesto de buena parte del ahorro embalsado durante la pandemia (la tasa de ahorro se ubicó en 8,9% en el 3T, de vuelta al nivel pre-COVID).
  • Tras la publicación del dato del PIB del 3T 2021, nuestra previsión del crecimiento estadounidense para el cómputo anual de 2021 (del 6,0%) deberá ser revisada a la baja.

EE. UU.: PIB

Última actualización: 02 noviembre 2021 - 09:39