La Fed subirá tipos en 50 p. b. en mayo y los querrá llevar al terreno neutral antes de finales de año

  • En su reunión de la semana que viene la Fed continuará con las subidas de tipos y creemos que lo hará en 50 p. b. para dejar el tipo de interés oficial en el intervalo 0,75%-1,00%. Además, es muy probable que anuncie el inicio de la reducción del balance (quantitative tightening) a partir de mayo, a un ritmo de 95.000 millones de dólares al mes, tal y como apuntaron las actas de su última reunión.
Contingut disponible en
28 d'abril de 2022
Fed
Reunión del 3 y 4 de mayo de 2022: qué esperamos
  • En su reunión de la semana que viene la Fed continuará con las subidas de tipos y creemos que lo hará en 50 p. b. para dejar el tipo de interés oficial en el intervalo 0,75%-1,00%. Además, es muy probable que anuncie el inicio de la reducción del balance (quantitative tightening) a partir de mayo, a un ritmo de 95.000 millones de dólares al mes, tal y como apuntaron las actas de su última reunión.
  • Creemos que el presidente Jerome Powell continuará mostrando su preocupación por la elevada inflación, aunque también dando confianza con el hecho de que la economía de EE. UU. y su mercado laboral tienen todavía una solidez suficiente como para continuar subiendo los tipos de interés en 2022 sin llegar a provocar una recesión.
  • Los mercados descuentan que la Fed subirá tipos al menos en 225 p. b. al cierre de año, lo que llevaría el intervalo oficial por encima del nivel estimado para el largo plazo (2,4%, según las previsiones de la Fed), es decir, en terreno restrictivo. Los inversores estarán atentos a cualquier pista que pueda dar Powell sobre el ritmo de subidas durante la rueda de prensa, pues en esta reunión el banco central no actualizará ni el cuadro macro ni las previsiones en los tipos oficiales.
Condiciones financieras y económicas recientes
  • La actividad económica en EE. UU. ha arrancado el 2T con buen pie, aunque los indicadores de sentimiento ofrecen algunas señales mixtas. Si bien el índice PMI compuesto disminuyó en abril desde los 57,7 puntos hasta los 55,1, todavía se mantiene en el terreno expansivo (por encima de 50). Por su parte, la confianza del consumidor del Conference Board disminuyó modestamente en abril, mientras que el índice manufacturero elaborado por la Fed de Nueva York aumentó muy por encima de lo previsto. Esta misma tarde conoceremos el dato del PIB del 1T, donde prevemos una significativa moderación del crecimiento intertrimestral respecto al 4T 2021 (1,7%).
  • La principal preocupación continúa siendo la inflación, que en marzo siguió con su escalada (general, 8,5% y subyacente, 6,5%). Sin embargo, el hecho de que la evolución intermensual de la subyacente fuese inferior a lo observado en los meses anteriores, y con los precios energéticos estabilizándose, sugiere que ese dato podría haber sido el pico de la inflación y, en los próximos meses, podría empezar a disminuir. En el mercado laboral, por su parte, se mantienen las señales de tensión y la tasa de paro cayó 2 décimas en marzo para situarse en el 3,6%, al tiempo que los salarios crecieron un 5,6% interanual (+0,5 p. p. más que el mes anterior).

EE. UU.: inflación subyacente del IPC

Última actualització: 28 abril 2022 - 09:40
  • En este contexto, los mercados financieros han ajustado al alza las previsiones de subidas de tipos por parte de la Fed. En concreto, si tras la última reunión del FOMC se descontaba que la Fed situase el tipo de interés oficial en diciembre en el 1,75%-2,00%, ahora se espera que lo sitúe en el 2,50%-2,75%. Esta revisión de las expectativas sobre la Fed ha ido acompañada de un aumento de 60 p. b. en la rentabilidad del treasury a 10 años, que se acercó al 3%. En la renta variable, el S&P 500 y el Nasdaq han registrado en lo que va de mes caídas del 7% y 12%, respectivamente.
Mensajes recientes de la Fed
  • Los últimos comentarios de la mayoría de los miembros de la Fed son consistentes con realizar subidas de tipos de 50 p. b. en las próximas reuniones. El presidente Jerome Powell explicó la semana pasada que es favorable a abandonar cuanto antes los tipos de interés bajos mediante subidas más agresivas a corto plazo. James Bullard, considerado actualmente el miembro más hawkish del FOMC, sugirió que deberían incluso poner sobre la mesa la posibilidad de subir los tipos de interés en 75 p. b.
  • Por otro lado, la presidenta de la Reserva Federal de San Francisco Mary Daly, de entre las más dovish, también se ha mostrado favorable a continuar con las subidas de tipos, aunque aseguró que es mejor ajustar la política monetaria gradualmente para no descarrilar el crecimiento económico. En particular, Daly explicó que si las subidas de tipos eran muy rápidas o hasta niveles muy elevados, los hogares y las empresas se verían «forzados a realizar ajustes innecesarios» que potencialmente podrían desembocar en una recesión.
Perspectivas de la Fed a medio plazo
  • Creemos que, para contener la inflación, la Fed llevará los tipos de interés al terreno neutral (~2,5%) antes de finales de año, con subidas de tipos en cada una de las reuniones que quedan en 2022, en algunos casos de hasta 50 p. b. Asimismo, esperamos que en 2023 la Fed opte por llevar los tipos oficiales ligeramente al terreno restrictivo.
  • Asimismo, la Fed iniciará en los próximos meses la reducción del balance a un ritmo mensual de 95.000 millones de dólares (aproximadamente el doble de rápido del observado entre 2017 y 2019). Creemos que una vez el tamaño del balance se vaya acercando al nivel de llegada deseado por la Fed, este ritmo podría ser reducido para evitar turbulencias en los mercados financieros, como las observadas en septiembre de 2019.
  • En el mapa de riesgos, en caso de que el descenso que se espera de la inflación no se produzca al ritmo que tanto nosotros como la propia Fed prevé, creemos que se podrían realizar más subidas de 50 p. b. y alcanzar el 2,5% a finales del 3T o principios del 4T. Por otro lado, en caso de que la actividad económica se frenase, por ejemplo, por un enquistamiento del conflicto en Ucrania o un empeoramiento sustancial de la situación pandémica en EE. UU. o a nivel mundial, el plan de normalización de la política monetaria de la Fed podría dilatarse.