Rumanía

El peaje económico de la COVID-19 no ha sido especialmente grave en Rumanía, pues su PIB fue de los que menos se contrajo de la UE en 2020.

Contenido disponible en
18 de mayo de 2021
Más información sobre el país en:
Rumanía
Perspectivas

 

Previsiones

 

Prom.
10-14

2015

2016

2017

2018

2019

2020

2021

2022

Crecimiento del PIB (%)

1,5

3,0

4,7

7,2

4,5

4,2

-3,7

4,5

4,8

Inflación IPC (%)*

4,1

-0,6

-1,6

1,3

4,6

3,8

2,6

2,8

2,1

Saldo fiscal (% del PIB)

-3,9

-0,6

-2,6

-2,6

-2,9

-4,4

-10,3

-11,3

-12,5

Deuda pública (% del PIB)

35,5

37,8

37,4

35,1

34,7

35,3

46,7

54,6

63,6

Tipo de interés de referencia (%)*

5,2

1,9

1,8

1,8

2,4

2,5

1,9

1,3

1,3

Tipo de cambio (RON/USD)*

3,3

4,0

4,1

4,1

3,9

4,2

4,2

4,2

4,3

Saldo corriente (% del PIB)

-3,2

-0,6

-1,4

-2,8

-4,4

-4,7

-5,1

-5,0

-4,7

Deuda externa (% del PIB)

71,3

57,7

52,6

51,8

47,7

48,8

56,1

48,1

45,2

Nota: * Promedio anual.

Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos de organismos nacionales de estadística y FMI.

  • El peaje económico de la COVID-19 no ha sido especialmente grave en Rumanía,pues su PIB fue de los que menos se contrajo de la UE en 2020. En adelante, si el país logra acelerar el ritmo de vacunación, Rumanía recuperaría los niveles de actividad económica previos a la pandemia durante 2022. Asimismo, si se aprovechan adecuadamente, los fondos europeos del Next Generation EU pueden suponer un avance significativo en el desarrollo de una economía que necesitaba reactivar la inversión pública, más si cabe, en la dirección de los retos a largo plazo de la UE (digitalización y cambio climático). Cuando haya pasado la tormenta de la pandemia y la recuperación esté encauzada, la mejora de la competitividad y del crecimiento potencial de la economía rumana deberían ser los objetivos clave de las reformas que implemente el Gobierno rumano. Sin embargo, la fragmentación parlamentaria puede dificultar la toma de decisiones en esta dirección.
  • Shock real de la COVID-19. La incidencia de la pandemia en Rumanía no fue especialmente agresiva en comparación con sus vecinos de la región. En concreto, en la primera oleada se detectaron muchos menos casos que en el promedio de la UE. No obstante, hacia el final de 2020, el aumento de los casos sí que fue algo más preocupante y forzó a las autoridades a imponer de nuevo medidas estrictas de confinamiento y alargar el estado de alarma hasta abril de 2021. Con todo, la economía del país fue de las que mejor resistió el envite de la COVID-19 y en 2020 el PIB rumano se redujo un 3,7% (–6,0% el del conjunto de la UE). En especial, sorprendió el repunte del PIB en el 4T 2020, con un aumento intertrimestral del +4,8%, apoyado, principalmente, en una mayor producción agrícola. De cara a 2021, se espera que tanto las ayudas de la UE, la demanda “embalsada” y la continuidad de una política monetaria acomodaticia apoyen a la recuperación económica y permitan a Rumanía no solamente recuperar los niveles de PIB previos, sino continuar con el proceso de convergencia real con los países económicamente más desarrollados de la UE. Ahora bien, el país deberá realizar un esfuerzo en el proceso de vacunación, puesto que el porcentaje de la población vacunada es bastante inferior al promedio de la UE.
  • Respuestas al shock de la COVID-19
    • Política fiscal nacional. Como la mayoría de los países de la UE, el Gobierno de Rumanía desplegó diversas ayudas fiscales con el fin de limitar el impacto económico de la pandemia. En particular, las ayudas directas sumaron alrededor del 3% del PIB e incluyeron, entre otras medidas, soporte adicional al sistema sanitario, pago parcial de salarios a trabajadores en riesgo de quedarse sin empleo y diferimiento de algunos impuestos. Asimismo, el Gobierno ofreció garantías públicas que beneficiaron a cerca del 3% de las empresas. Por otro lado, aunque desmarcado de la respuesta a la pandemia, el Gobierno aumentó el pasado mes de enero el salario mínimo en un 3%.
    • Política europea. A lo largo de la crisis, la UE aprobó una serie de paquetes de ayudas a Estados miembros. Entre estas medidas destacan los préstamos del fondo SURE para financiar programas de ajuste de trabajo (a cierre de este documento Rumanía no ha recibido ninguna cantidad al respecto) y el Plan de Recuperación Europeo (o NGEU), del cual Rumanía podría llegar a obtener más de 15.000 millones de euros (alrededor del 7% del PIB de 2019) a fondo perdido entre 2021 y 2026. Estas ayudas permitirán no solo aumentar la actividad económica durante los años en los que se desarrollen los proyectos sino que ayudarán al país a mejorar su competitividad y crecimiento potencial, siempre que se usen adecuadamente.
    • Política monetaria. Tras el estallido de la COVID-19, el Banco Nacional de Rumanía (NBR) redujo el tipo de interés oficial en 125 p. b. hasta el 1,25%, su mínimo histórico. Asimismo, aumentó la liquidez del sistema financiero y adquirió deuda soberana nacional en el mercado secundario por valor de 5.300 millones de leus rumanos (1.075 millones de euros). Asimismo, el NBR fue uno de los bancos centrales que abrió una línea de swaps con el BCE para facilitar la liquidez en el mercado de divisas (permanecerá vigente al menos hasta marzo de 2022).
  • Evolución del tipo de cambio. El leu rumano arrastra una tendencia a depreciarse frente al euro desde la crisis financiera de 2008 debido, en parte, al elevado déficit de la balanza por cuenta corriente que registra Rumanía de forma persistente. En este sentido, la COVID-19 no supuso ni un obstáculo ni un acelerador a esta tendencia y el leu se depreció ligeramente en 2020. En adelante, cabe esperar que esta dinámica se extienda más en el tiempo pese a la intervención del NBR en el mercado para reducir la volatilidad de la divisa. En su cruce con el dólar, es probable que esta tendencia sea todavía algo más acusada debido a las mejores perspectivas de crecimiento en EE. UU. a medio plazo respecto al crecimiento esperado en Rumanía.
Principales riesgos
  • Riesgo político. Desde las elecciones de diciembre de 2020, la mayoría en el Parlamento la mantiene una coalición formada por tres partidos de centroderecha. Pese a que este nuevo Gobierno parece más estable que los anteriores (en los cuatro años de mandato anteriores hubo cinco gobiernos distintos, algunos en minoría), la posibilidad de que existan tensiones entre sus miembros es elevada. Asimismo, la fragilidad de la aritmética parlamentaria dificultará el camino hacia las reformas estructurales que el país necesita para continuar con su proceso de convergencia económico con sus vecinos más desarrollados. Entre estas medidas, unas de las más urgentes son aquellas destinadas a aumentar la competitividad de los productores nacionales, pues contribuirán a reducir el elevado déficit de la balanza por cuenta corriente del país.

 

Rating

Última modificación

Perspectiva

Última modificación

 

BBB-

16/05/14

Negativa

10/12/19

 

Baa3

06/10/06

Negativa

24/04/20

 

bbb-

04/07/11

Estable

04/07/11

     Indica que el país tiene “grado de inversión”.

     Indica que el país no tiene “grado de inversión”.