Francia

La economía francesa sorprendió positivamente en el 2T 2022, aunque las perspectivas de crecimiento económico para los próximos meses se han deteriorado significativamente y ha aumentado notablemente el riesgo de que la actividad pueda caer en el 1T 2023.

Contenido disponible en
13 de octubre de 2022
Francia
Perspectivas

 

Previsiones

 

Prom.
11-15

2016

2017

2018

2019

2020

2021

2022

2023

Crecimiento del PIB (%)

1,1

1,0

2,4

1,8

1,9

-7,9

6,8

2,5

0,6

Inflación IPC (%)*

1,2

0,3

1,2

2,1

1,3

0,5

2,1

5,9

4,1

Saldo fiscal (% del PIB)

-4,3

-3,6

-3,0

-2,3

-3,1

-8,9

-6,5

-4,6

-3,2

Saldo fiscal primario (% del PIB)

-2,0

-1,8

-1,2

-0,6

-1,6

-7,6

-5,1

-3,2

-1,7

Deuda pública (% del PIB)

92,5

98,0

98,1

97,8

97,4

114,6

112,9

111,2

109,1

Tipo de interés de referencia (%)*

0,6

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,6

2,2

Saldo corriente (% del PIB)

-1,0

-0,6

-0,7

-0,7

-0,7

-2,6

-0,8

-3,0

-2,0

Nota: * Promedio anual. Previsión de CaixaBank Research para PIB, IPC y tipos de interés; resto de variables, AMECO.

Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos de AMECO, de INSEE y del BCE (vía Refinitiv).

  • La economía francesa sorprendió positivamente en el 2T 2022. Creció un 0,5% intertrimestral, frente al estancamiento previsto, gracias al impulso de la demanda externa y a la recuperación mostrada por el consumo de las familias. No obstante, el notable deterioro observado en la confianza del consumidor, que en septiembre se situó incluso por debajo de los mínimos registrados durante el «Gran Confinamiento», anticipa una importante pérdida de impulso del consumo privado. La elevada inflación, el endurecimiento de las condiciones financieras y el aumento de incertidumbre provocado por la guerra en Ucrania explican el pesimismo de los hogares galos.
  • La futura evolución de la economía francesa vendrá, en gran medida, determinada por el desarrollo de la guerra en Ucrania y su impacto sobre la cotización del gas natural y otras materias primas. Para prepararse ante un eventual corte total del suministro de gas ruso, la acumulación de reservas de gas para el invierno alcanza en septiembre un 97%, adelantando en dos meses el objetivo del 90% establecido por la Comisión como nivel a alcanzar en noviembre. Además, su dependencia del gas es de las menores entre las grandes economías de la UE. El consumo de gas representa en torno al 20% del consumo final de energía y en la generación de electricidad apenas se emplea un 7% de gas (frente al 48% de Italia o el 17% de Alemania), mientras que la energía nuclear genera casi el 67% de la electricidad.
  • Estos datos parecen indicar que Francia, a priori, sería una de las economías menos afectadas en un contexto de corte del suministro del gas por parte de Rusia. Sin embargo, la generación de energía nuclear no pasa por su mejor momento. De un lado, Francia está sufriendo la peor sequía desde los años sesenta, lo que hace peligrar la refrigeración de los reactores nucleares, factor imprescindible para el funcionamiento de las centrales nucleares. De otro, casi el 50% de las centrales nucleares se encuentra fuera de funcionamiento, bien por cierres planificados por tareas de mantenimiento, bien por problemas en los reactores. En consecuencia, la dependencia de Francia del gas ruso se ha incrementado en los últimos meses, aunque sigue lejos de lo que representa en Italia y Alemania.
  • En suma, las perspectivas de crecimiento económico para los próximos meses se han deteriorado significativamente y ha aumentado notablemente el riesgo de que la actividad pueda caer en el 1T 2023. El elevado grado de incertidumbre, además, introduce importantes riesgos a la baja para el crecimiento, sobre todo de 2023, y no se pueden descartar sorpresas al alza sobre la inflación en los próximos meses.