Polonia

El crecimiento del PIB para el conjunto de 2022 se situará sobre el 4,1%, apoyado en la resiliencia que sigue mostrando el consumo privado (apuntalado a su vez por el gasto de los refugiados ucranianos), el incansable apoyo fiscal y los efectos de base.

Contenido disponible en
20 de octubre de 2022
Polonia
Perspectivas

 

Previsiones

 

Prom.
11-15

2016

2017

2018

2019

2020

2021

2022

2023

Crecimiento del PIB (%)

3,0

3,2

4,9

5,4

4,8

-2,1

6,0

4,1

1,2

Inflación IPC (%)*

1,6

-0,2

1,6

1,2

2,1

3,7

5,2

13,3

10,0

Saldo fiscal (% del PIB)

-3,8

-2,4

-1,5

-0,2

-0,7

-6,9

-1,9

-4,0

-4,4

Deuda pública (% del PIB)

53,6

54,2

50,6

48,8

45,6

57,1

53,8

50,8

49,8

Tipo de interés de referencia (%)*

3,2

1,5

1,5

1,5

1,5

0,5

0,4

5,3

6,9

Tipo de cambio (PLN/USD)*

3,3

3,9

3,8

3,6

3,8

3,9

3,9

4,5

4,3

Saldo corriente (% del PIB)

-2,9

-0,8

-0,4

-1,3

0,5

2,8

-0,5

-1,1

-0,2

Deuda externa (% del PIB)

69,7

72,6

67,6

62,6

58,6

58,8

53,0

60,4

53,8

Nota: * Promedio anual.

Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos de Eurostat, del FMI y del Oxford Economics.

  • El crecimiento del PIB para el conjunto de 2022 se situará sobre el 4,1%, apoyado en la resiliencia que sigue mostrando el consumo privado (apuntalado a su vez por el gasto de los refugiados ucranianos), el incansable apoyo fiscal y los efectos de base. Sin embargo, el crecimiento dinámico que se registró en el 1T 2022 desapareció prácticamente por completo en el 2T, y la economía polaca podría estancarse en los dos últimos trimestres de 2022 debido al impacto de los crecientes tipos de interés, los cada vez más inasequibles costes energéticos y la elevada incertidumbre. Estos elementos podrían comprometer también el crecimiento económico de 2023, situándolo solamente algo por encima del 1%.
  • En materia de política monetaria, la creciente inflación (en el 17,2% en septiembre) ha obligado al Banco Nacional de Polonia a seguir con su política restrictiva, subiendo los tipos de interés desde el 2,25% en enero hasta el 6,75% en septiembre y con la expectativa de que se emplace alrededor del 7,5% a finales del 2023. En el plano fiscal, finalmente la UE ha aprobado los más de 35.000 millones de euros del Plan de Recuperación y Resiliencia para Polonia, pero su desembolso está todavía bloqueado debido a los cambios en materia de rule of law que Polonia está pendiente de acometer. De confirmarse estos desembolsos, darían un respiro al saldo fiscal polaco tensionado por el aumento extraordinario del gasto en defensa nacional y la persistente entrega de deducciones fiscales para aliviar el impacto de la subida de precios al consumo.
  • Los riesgos para la economía polaca se presentan inciertos y muy dependientes del nudo y desenlace del conflicto ruso. Entre estos destacan: (i) La mayor persistencia de la creciente inflación actual, que podría seguir debilitando los salarios reales y el consumo, así como la inversión. (ii) El peligro de la sostenibilidad del déficit fiscal polaco. Al reducido margen fiscal tras la pandemia, se unen las medidas sociales aprobadas para mitigar el efecto de la inflación sobre el consumo de las familias y el extraordinario gasto en defensa militar debido al conflicto ruso. (iii) La perpetuación de baja productividad empresarial y de sectores contaminantes. Polonia es uno de los países de la UE con mayor fuerza laboral en sectores dañinos para el medio ambiente, por lo que la transición a energías más limpias podría dejar fuera de juego a empresas que no logren hacer la transición a energías limpias, restando oportunidades de crecimiento a medio plazo. Y (iv) la velocidad de envejecimiento de la población, de las más altas de Europa, que, a medio plazo, puede suponer una carga en el sistema de salud y pensiones.