Chile

Chile ha sido uno de los países con menor incidencia de COVID-19 en América Latina, por ello el shock en términos económicos ha sido menos intenso que en otros países de la región y se espera una fuerte recuperación en los próximos años.

Contenido disponible en
23 de diciembre de 2020
Más información sobre el país en:
chile
Perspectivas

 

Previsiones

 

Prom.
10-14

2015

2016

2017

2018

2019

2020

2021

2022

Crecimiento del PIB (%)

4,6

2,3

1,7

1,2

4,0

1,1

-6,0

4,5

3,2

Inflación IPC (%)*

2,8

4,3

3,8

2,2

2,3

2,3

2,9

2,7

3,0

Saldo fiscal (% del PIB)

0,0

-2,1

-2,6

-2,6

-1,5

-2,6

-8,7

-4,0

-3,8

Deuda pública (% del PIB)

11,9

17,3

21,0

23,6

25,6

27,9

32,8

37,5

41,7

Tipo de interés de referencia (%)*

4,0

3,1

3,5

2,7

2,6

2,5

0,8

0,5

0,8

Tipo de cambio (CLP/USD)*

509,2

654,2

676,5

649,1

641,4

703,1

793,7

747,2

748,7

Saldo corriente (% del PIB)

-2,5

-2,4

-2,0

-2,3

-3,6

-3,8

-1,6

-2,9

-1,8

Deuda externa (% del PIB)

46,0

69,1

63,4

61,8

64,4

75,7

73,3

71,0

68,4

Nota: * Promedio anual.

Fuente: CaixaBank Research, a partir de datos de organismos nacionales de estadística y FMI.

  • Chile ha sido uno de los países con menor incidencia de COVID-19 en América Latina, por ello el shock en términos económicos ha sido menos intenso que en otros países de la región y se espera una fuerte recuperación en los próximos años. Esto se debe a la combinación de una política fiscal agresiva y la aprobación de dos retiros parciales de pensiones que incrementaran el consumo de los hogares a corto plazo. Sin embargo, este último recurso no solo tiene implicaciones negativas para la sostenibilidad del sistema de pensiones, sino que también puede poner a Chile en el camino hacia un mayor gasto y presión fiscal. Por otro lado, el proceso de reforma constitucional será largo y requerirá de la ampliación de programas sociales, lo que implica una mayor inversión pública.
  • Shock real de la COVID-19 y estrategia sanitaria. Chile ha tenido una de las menores contracciones del PIB de América Latina y, en consecuencia, será una de las economías de la región que más rápido se recupere de la recesión provocada por el coronavirus. En el frente externo, las exportaciones del país se han visto beneficiadas por la recuperación de China y el aumento de los precios de las materias primas, impulsado por un amplio estímulo monetario y fiscal mundial. En el ámbito interno, la propagación de la COVID ha estado bajo control y los retiros de pensiones aprobados este año 2020 como medida de alivio financiero a los hogares seguirán impulsando el consumo. Esto ha permitido que las restricciones de movilidad se levanten gradualmente desde agosto. Como consecuencia, en el 3T 2020, el PIB ya tuvo un crecimiento intertrimestral positivo, del +5,2% (y una caída interanual del 9,1%, inferior a la observada en el 2T, que fue del –14,5%).
  • Respuesta de la política económica
    • Política monetaria. El banco central tomó una postura monetaria altamente expansiva, lo que ubicó el tipo de referencia en mínimos históricos (actualmente en 0,5%). Sin embargo, con la recuperación económica en marcha, es muy probable que el banco inicie un ciclo de subidas de tipos a finales de 2021. Por otro lado, la inflación ha aumentado en los últimos meses como consecuencia del impacto a corto plazo de las transferencias gubernamentales y los retiros de los fondos de pensiones, pero se espera que se mantenga en el rango objetivo (2%-4%) durante 2021. Así mismo, el banco ha adoptado medidas especiales de liquidez para proporcionar estabilidad a medida que los fondos de pensiones liquidan activos para cubrir los retiros pensionales.
    • Política fiscal. La respuesta fiscal del Gobierno fue una de las más amplias de la región con un paquete de recuperación de cerca de 12.000 millones de dólares. El plan que se ha delineado, denominado Paso a Paso, Chile se Recupera y que se ejecutará durante 2020-2022, tiene el objetivo de crear 1,37 millones de puestos de trabajo. Como consecuencia de este aumento en el gasto, el Gobierno revisó su proyección de balance fiscal para 2020 al 8,2% del PIB (esperamos que acabe siendo algo mayor, más cercano al 9% del PIB). Para 2021 se espera que la corrección del déficit no sea tan fuerte como la que se derivaría de la mejora económica, dado que la presión social para aumentar el gasto seguirá siendo alta durante el proceso de referéndum constitucional.
  • Dinámica de la deuda soberana. El país tiene un amplio margen para adaptarse a un mayor gasto fiscal, pero esto supondría riesgos en términos de calificación soberana. Los niveles de deuda seguirán aumentando durante el periodo 2021-2024, aunque a un ritmo más lento de lo que sugieren las proyecciones de déficit fiscal, ya que el Tesoro utilizará el fondo soberano de estabilización económica para cubrir parte de sus necesidades de financiamiento para 2021, al igual que lo hizo este año. Bajo este escenario, S&P y Moody’s cambiaron su perspectiva de estable a negativo, abriendo la posibilidad de una reducción en la calificación en los próximos dos años.
  • Evolución del tipo de cambio. El peso chileno se depreció a comienzos de año dada la exposición del país a la demanda China y al precio de las materias primas. En 2021, la moneda se beneficiará de la recuperación económica global.
Principales riesgos

El balance de riesgos está claramente sesgado a la baja. En concreto, estos se plantean en varias vertientes:

  • Riesgo macrofinanciero. El Congreso aprobó dos retiros parciales de las pensiones, lo cual abre la posibilidad a más retiros el próximo año. De darse esta tesitura, se podrían poner en riesgo los ahorros de los fondos de pensiones, que han impulsado el crecimiento de los mercados de capitales en Chile, y los rendimientos futuros. Esto a su vez haría que el Gobierno se viese obligado a invertir más recursos en el sistema de pensiones, lo que generaría un deterioro adicional de las finanzas públicas.
  • Riesgo político. El resultado del referéndum de reforma constitucional de octubre estuvo en consonancia con las encuestas, con un 78% de votos a favor. El próximo año, el escenario político estará dominado por la fuerte temporada electoral. En abril, se elegirá a los miembros de la asamblea constitucional, lo cual proporcionará cierta claridad sobre la postura política de cara al futuro. En el caso de que estas elecciones se inclinen más hacia la izquierda, podría aumentar la percepción de puesta en riesgo de la libertad de mercado que ha caracterizado a Chile durante años. Aunque esta lectura acabe demostrándose excesiva, la inversión productiva que, en el pasado, se ha mostrado muy sensible a cambios del marco institucional del país, podría ralentizarse. De forma simultánea a estas votaciones, se llevarán a cabo las elecciones municipales y de gobernador. Los partidos de centroderecha ya llegaron a un acuerdo para realizar elecciones primarias para elegir un candidato, mientras que los principales partidos de izquierda no han llegado a un acuerdo similar.

 

Rating

Última modificación

Perspectiva

Última modificación

 

A+

13/07/17

Negativa

27/04/20

 

A1

26/07/18

Negativa

25/08/20

 

A-

15/10/20

Estable

15/10/20

     Indica que el país tiene “grado de inversión”.

     Indica que el país no tiene “grado de inversión”.

    Artículos relacionados